Martes, 6 de Mayo de 2008

Asesinos violentos y del todo conscientes

Un informe del CGPJ revela cómo es el perfil del maltratador machista

RAMIRO VAREA ·06/05/2008 - 21:31h

Johnny O., acusado de matar a su ex novia en Madrid. / EFE

Asesinan con frialdad, son plenamente conscientes de sus crímenes y matan a sus parejas, o ex parejas, con extremada violencia, hasta ensañarse con ellas. Un informe elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) demuestra que los criminales machistas no actúan por su adicción a las drogas ni al alcohol. Ni, mucho menos, están locos.

Tras analizar 147 sentencias dictadas entre 2001 y 2005 por tribunales con jurado, respecto a homicidios y asesinatos por violencia de género, el CGPJ ha elaborado una "radiografía real" sobre este tipo de agresiones. E incide en el perfil de estos maltratadores: varones de nacionalidad española de entre 30 y 45 años, muy violentos, que actúan con premeditación y, además, lo hacen con plena conciencia.

De noche y sin testigos

El asesino suele atacar a última hora del día, entre las nueve de la noche y las dos de la madrugada. Son las horas críticas porque, según dicho estudio, es cuando el conflicto suele explotar. Además, los agresores aprovechan la soledad del hogar (el escenario habitual de los ataques) para cometer el crimen. Evitan en todo momento que haya testigos directos porque, entre otras cosas, buscan la impunidad.

A pesar de que, en los juicios, buena parte de ellos confiesa ser los autores de los hechos, el jurado es firme: el 64 % de las sentencias emitidas en estos casos son condenas por asesinato. Esta calificación penal implica agravantes como la alevosía y el ensañamiento. Y casi el
95 % de los autores de las muertes son hombres. La conclusión del CGPJ es clara: "En lo fundamental, los homicidios y asesinatos ejecutados en el ámbito de la pareja o ex pareja son violencia de género".

Ataques brutales

El estudio, impulsado desde el Observatorio contra la Violencia Doméstica, también destaca la "extraordinaria brutalidad" contra las víctimas. Los agresores actúan casi siempre por sorpresa, cuando las mujeres se encuentran indefensas. Aprovechan esta circunstancia para cometer sus ataques, teñidos de un "elevado nivel de violencia" y de "ira".

Como su objetivo es matar de una forma "directa" y "rápida", casi en el 80 % de los casos optan por matar mediante métodos sencillos: apuñalamientos, asfixia, arrojando a la víctima por el balcón... Y en muchos de los crímenes analizados, el asesino emplea sus propias manos para acabar con las víctimas: mujeres que no perciben la intensidad del riesgo a que están sometidas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad