Martes, 6 de Mayo de 2008

Desarticulada una red europea de robo de vehículos de lujo

La Guardia Civil se ha incautado de 83 coches y ha detenido a 22 personas

DANIEL AYLLÓN ·06/05/2008 - 20:57h

Coches de lujo a mitad de precio. Este caramelo publicitario era el principal reclamo en Internet de una de las mayores bandas europeas de robo de vehículos. Tras varios meses de seguimiento, la Guardia Civil ha detenido a 22 de sus miembros (16 búlgaros, 5 españoles y un peruano) en las provincias de Madrid, Alicante y Málaga. El botín: 83 vehículos de alta gama, con los BMW X-5 y Toyota Land Cruiser como joyas de su particular concesionario alternativo.

Para cometer los robos, según informó la Guardia Civil, la banda estaba dividida en tres células operativas. Por un lado, los ojeadores husmeaban en zonas adineradas de 10 provincias españolas (Cantabria, Valladolid, Palencia, Valencia, Guadalajara, Madrid, Segovia, Alicante, Asturias y Pontevedra). Después, los autores materiales de los robos, con profundos conocimientos de electrónica, realizaban los trabajos a gran velocidad. Una de sus estrellas, El Rápido, era capaz de abrir y robar un coche en apenas dos o tres minutos.

Tecnología avanzada

Su sistema de robo más utilizado consistía en la utilización de inhibidores de señales de bolsillo, que neutralizaban la señal electrónica que emitía la llave cuando el propietario bloqueaba el sistema de seguridad del automóvil.

Por último, el proceso terminaba en manos del equipo de falsificadores, que troquelaban las nuevas matrículas y falsificaban la documentación del vehículo. Las condiciones de venta finales rebajaban hasta un 50% o un 60% los precios de venta de los automóviles en el mercado.

Velocidad y precaución

Cuando los robos se realizaban fuera de la Comunidad de Madrid, donde tenía su sede la banda, los ladrones solían refugiarse unos días en un punto intermedio para evitar posibles controles de vigilancia. No obstante –cuando primaba la velocidad– la localización, robo, maquillaje y traslado fuera de la frontera española se podía realizar en apenas una noche. La mayoría de los coches tenían como destino Italia y los países del Este de Europa.

Para los casos en los que los clientes recelaban de comprar el automóvil por Internet, la banda tenía localizados una serie de ejemplares similares a los que anunciaba y que robaba para que el comprador comprobase físicamente la calidad del género ofertado.

Además de su milimetrada organización interna, la red contaba con una potente infraestructura: una troqueladora, transponedores de radiofrecuencia, material de falsificación y sustitución, placas nuevas nacionales y extranjeras... Junto a todos estos recursos, la presencia de tres armas de fuego y pasamontañas hace sospechar a la Guardia Civil que la organización pudiese haber extendido sus tentáculos a otras ramas delictivas.