Martes, 6 de Mayo de 2008

Rijkaard comienza a asumir el relevo

El holandés asegura, ante los rumores que sitúan a Guardiola como su sustituto, que si se marcha del Barça "se hará con respeto recíproco" porque hay que "decidir honestamente lo que sea mejor para el club"

AGENCIAS ·06/05/2008 - 17:30h

 

El entrenador del FC Barcelona, Frank Rijkaard, ha reconocido hoy que "duele" hacerle el pasillo de honor al Real Madrid, como hará su equipo mañana en el estadio Santiago Bernabéu después de que el conjunto madrileño se adjudicase el título el pasado domingo, pero considera que "hay que mantener la deportividad y que el equipo que gana la Liga se lo merece", además de reclamar "orgullo" para conseguir la victoria.

Rijkaard ha asegurado que ganar mañana es "un gran objetivo" para el Barcelona, que lucha por recuperar la segunda posición para obtener una plaza directa para la próxima Liga de Campeones, y que un triunfo daría "una gran satisfacción para los jugadores, el club y los seguidores". Sin embargo, avisó que "no será fácil" y no cree que el Real Madrid pueda relajarse después de haber ganado la Liga por el hecho de que tendrá enfrente al Barça.

En su opinión, "si el Madrid jugase contra otro equipo, podría haber relajación, pero contra el Barça, y ante su público, tendrán muchas ganas de hacer un buen partido, y por eso será un partido interesante". El técnico holandés también aclaró que no tiene problema en hacerle el pasillo de honor al Madrid, como cree que a él ya le han hecho y ha hecho en otras ocasiones a lo largo de su carrera deportiva.

"Es una costumbre hacerle el pasillo al campeón de Liga y es simplemente una cuestión deportiva. Nosotros queremos ser campeones siempre y nos duele, pero hay que mantener la deportividad y el equipo que gana la Liga se lo merece", afirmó Rijkaard.

Su posible marcha, "con respeto recíproco"

El otro tema estrella de la rueda de prensa del técnico holandés fue su más que cuestionado futuro al frente del Barcelona. Rijkaard no quiso pronunciarse excesivamente al respecto y dijo no haber tomado ninguna decisión al respecto, aunque no cuestionó su posible marcha del Barça a finales de esta temporada ya que asume que también depende del propio club y apuntó que, sea cual sea el desenlace, "se hará con respeto recíproco" y que "hay que decidir honestamente lo que sea mejor para el club".

Rijkaard prefirió no opinar sobre las informaciones que han revelado la apuesta de la directiva del Barcelona y el secretario técnico, Txiki Begiristain, por el ex jugador y actual técnico del filial, Pep Guardiola, para que sea el entrenador del primer equipo la próxima temporada, aunque explicó que Begiristain le ha aclarado lo que ocurrió en la reunión de la comisión delegada del club, en que se trató el posible cambio de técnico.

En todo caso, aclaró que no será un problema. "Todavía no he pensado en mi futuro. Tengo contrato con el Barça y he dicho siempre que en general los contratos hay que respetarlos, pero para seguir siempre necesitas dos partes y hay que estar contentos", dijo, para luego añadir acerca de la decisión que "no importa en qué dirección, pero se hará con respeto recíproco; hay que hablar y decidir honestamente lo que sea mejor para el club".

Rijkaard también proclamó que "es un honor trabajar para el Barça" y que prefiere centrarse en el partido de mañana en lugar de pensar en los "rumores" sobre su futuro. Además, apeló a su carácter. "Estamos en un momento delicado y lo más importante es seguir siendo auténtico. No cambio por lo que pasa fuera o lo que opina la gente. Hay que tener orgullo para ganar, pero también para perder", concluyó.

 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad