Martes, 6 de Mayo de 2008

Mayo del 68, según el PP

Un argumentario de los conservadores madrileños culpa a la izquierda española de haber heredado lo peor de estas revueltas españolas. "Nuestros progres", dice el texto, "siguen anhelando la comuna y el kibutz".

PÚBLICO.ES ·06/05/2008 - 16:58h

Foto de archivo cedida por el Museo de la prefectura de la Policía parisina que muestra los disturbios de mayo del '68 en París. EFE

"Revueltas parisinas de estudiantes acomodados" que dejaron para la posteridad "ideas funestas, hipócritas y fracasadas". Así resume un argumentario del PP de Madrid los acontecimientos del llamado Mayo del 68, un movimiento hecho de protestas estudiantiles y huelgas obreras que sacudieron Francia hace ahora 40 años. Entre las motivaciones de sus protagonistas estaban causas tan dispares como el pacifismo, las reivindicaciones laborales, el comunismo o la libertad individual.

Este mes se cumplen 40 años de estos hechos. Para orientar a la militancia y a los miembros del partido sobre su significado histórico, los conservadores madrileños han distribuido un compendio de ideas. En resumen, el PP considera que el Mayo francés fue muy nocivo porque, con eslóganes como "Vivir sin obligaciones y gozar sin trabas", socavó el principio de autoridad e incitó a la población a despreciar los valores morales compartidos. 

El argumentario achaca a aquellas protestas que dejaron atónita a Europa el supuesto fracaso de las políticas educativas actuales: "Hoy el espíritu de Mayo del 68 habita en las políticas educativas que sustituyen el principio de autoridad por el del buen rollete, el esfuerzo individual por el trabajo en equipo y la responsabilidad por el gregarismo. Es decir, el aprendizaje por el fracaso escolar y personal".

Citan a Sarkozy 

Además, el PP considera que los herederos directos de aquellas ideas son los políticos y militantes de la izquierda española actual: "Algunos de los intelectuales que inspiraron aquel movimiento (como André Glucksman) reniegan de él. A diferencia de ellos, nuestros progres no han evolucionado y siguen anhelando la comuna y el kibutz. Algunos otros no se han renovado y aún viven -bastante bien– de aquellas falacias y ridiculeces. Cualquier día les fichan para confeccionar el programa del PSOE o alguna nueva ley educativa socialista".

El texto busca, además, el apoyo de un discurso del presidente francés, Nicolas Sarkozy, en el que acusaba al Mayo francés de haber desdibujado las diferencias entre el bien y el mal o de haber acabado con valores como el mérito personal o el civismo. 

Noticias Relacionadas