Martes, 6 de Mayo de 2008

Greenpeace duda de la fiabilidad de las revisiones a personas tras la fuga de Ascó

EFE ·06/05/2008 - 17:44h

EFE - El responsable de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo (i), y el investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas del CSIC en Barcelona, Eduard Rodríguez Ferrer, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Barcelona en la que ha puesto en duda el análisis que el Consejo de Seguridad Nuclear hizo sobre el impacto radiológico del escape que se produjo en la central nuclear de Ascó el pasado 29 de noviembre.

Greenpeace ha cuestionado la fiabilidad de las revisiones realizadas a las personas potencialmente afectadas por el escape de la central de Ascó (Tarragona), que evidencian, a su juicio, la voluntad del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de "dar carpetazo" al accidente sin investigar en profundidad.

La organización ecologista ha denunciado hoy, en conferencia de prensa, que las mediciones de contaminación radiactiva en personas, entre ellas escolares, se han efectuado tarde, ya que se llevaron a cabo en abril, cuando la fuga tuvo lugar en noviembre, y además se desconoce si se han utilizado la metodología y los medios adecuados.

Las dudas de Greenpeace sobre cómo ha gestionado el CSN todo lo relativo a la fuga del pasado 29 de noviembre se fundamentan en la falta de información tanto respecto de cuál fue exactamente el accidente, como sobre la metodología seguida para supervisar los posibles efectos en las personas, según han señalado su portavoz, Carlos Bravo.

El investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas del CSIC en Barcelona, Eduard Rodríguez Ferrer, que ha acompañado a los portavoces de Greenpeace, ha recomendado que se realicen nuevos estudios más fidedignos y que se incluya en las revisiones a los habitantes de Ascó.