Martes, 6 de Mayo de 2008

La calidad del empleo en España creció un 9,6% entre 2001 y 2006, según un estudio

EFE ·06/05/2008 - 16:36h

EFE - Una oficina de La Caixa.

La calidad laboral en España creció un 9,6% entre 2001 y 2006, según un estudio de Manpower Professional elaborado por un grupo de investigación de la Universidad de Barcelona liderado por Jordi Suriñach.

Casi un 3% de este crecimiento se debe a la revisión metodológica efectuada en la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre lo que se considera población ocupada y parada, así como por la regularización masiva de inmigrantes promovida durante la pasada legislatura.

La calidad laboral se mide en función de diez variables fijadas por la Comisión Europea: calidad intrínseca del puesto de trabajo, productividad, diálogo social, salud en el trabajo, habilidades y aprendizaje, flexibilidad y seguridad, equilibrio con la vida cotidiana, diversidad y no discriminación, inclusión y acceso al trabajo e igualdad de género.

Del estudio se desprende que las comunidades autónomas que gozaban de una mejor calidad laboral en 2006 eran las Islas Baleares, La Rioja, Cataluña, Murcia y Madrid, mientras que Castilla-La Mancha, Andalucía, Asturias, Galicia y Cantabria registraban los peores resultados.

No obstante, Suriñach ha reconocido que las comunidades autónomas más afectadas por la afloración de nuevos ocupados debido a los cambios metodológicos en la EPA y a la regularización de inmigrantes son precisamente algunas de las que estaban mejor situadas, como las Islas Baleares, Madrid, Cataluña y Murcia.

Según Suriñach, las diferencias entre comunidades autónomas tienden a acortarse, al tiempo que España se encuentra en la media del resto de países de la UE o "ligeramente por debajo", aunque el estudioso ya ha avanzado que en una situación de crisis como la actual "algunas de estas variables se verán afectadas".

Por actividades económicas, los servicios financieros a empresas y alquileres es el sector con mejor calidad laboral, seguido por la energía, la química, el caucho y la metalurgia, frente a la construcción y el comercio, la hostelería y las reparaciones, que se encontraban en la cola en 2006.

Por tamaño empresarial, los trabajadores de grandes compañías son los que gozan de mejor calidad laboral.

Las variables que mejoraron más entre 2001 y 2006 -que explican, por tanto, el crecimiento del 9,6% durante ese período- fueron la igualdad de género, la inclusión y acceso al mercado de trabajo -en parte gracias a la masiva regularización de inmigrantes- y la diversidad y no discriminación.

Por el contrario, empeoraron el diálogo social, la productividad del trabajo y la calidad intrínseca al puesto de trabajo debido a varios factores, entre ellos la incorporación de muchos inmigrantes con poca formación, según ha argumentado Suriñach.