Martes, 6 de Mayo de 2008

La ONU culpa del número de muertos a que el Gobierno no montó sistema de alerta

EFE ·06/05/2008 - 07:01h

EFE - Destrozos que causó un árbol en una vivienda tras el paso del ciclón tropical Nargis. EFE/Cortesía de La Voz Democrática de Myanmar

Naciones Unidas cree que el elevado número de personas que han muerto en Birmania por el paso del ciclón Nargis, 15.000 según los últimos datos de la televisión birmana y citados por la ONU, se ha debido en parte a la ausencia de un sistema de alerta precoz para evacuar a la población.

En conferencia de prensa en Ginebra, varios portavoces de agencias de la ONU señalaron, además, que a pesar de que la Junta militar que gobierna Birmania ha aceptado recibir ayuda internacional, muchos de los equipos humanitarios esperan recibir visados para entrar al país.

"Un sistema de alerta precoz es muy importante y efectivo, pues un ciclón se puede predecir con 48 horas de antelación, por eso pensamos que en Birmania las autoridades no habían establecido ningún sistema de este tipo, que hubiera salvado miles de vidas", dijo hoy Brigitte Leoni, portavoz de la oficina de Naciones Unidas para la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres (ISDR).

"No tenemos información clara a este respecto", señaló la portavoz, pero insistió en que las autoridades del país asiático tenían en su poder los datos proporcionados por los satélites meteorológicos que advertían de la llegada del tifón.

"Eso significa que, al no tener un sistema de comunicación y de alerta rápida, la población no fue avisada de lo que iba a ocurrir y por ello no evacuaron", subrayó.

"La Organización Meteorológica Mundial da los datos a los gobiernos, pero son estos quienes deben montar todo el sistema de aviso a la población", insistió, y lo comparó con el caso de Bangladesh, país afectado regularmente por ciclones donde se salvaron cientos de miles de vidas en noviembre pasado gracias a la existencia de un efectivo sistema de alerta y evacuación.

Tanto la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA), como Unicef (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia), la Cruz Roja y otras, anunciaron que en las próximas horas se hará un llamamiento urgente a los donantes para financiar las operaciones de ayuda.

Elizabeth Byrs, portavoz de OCHA, constató que una de las mayores dificultades que existen para hacer llegar la ayuda a los damnificados es que numerosas carreteras han quedado totalmente destruidas u obstaculizadas por la fuerza del tifón.

"En estos momentos, sólo el PNUD (Fondo de Naciones Unidas para el Desarrollo) tiene abierto un sistema de transporte, con un vehículo diario, entre Rangún, la capital, y la región del Delta, la más afectada", precisó, mientras que el resto de los suministros deben ir por helicóptero.

Un equipo de cinco expertos en gestión de catástrofes de la OCHA sigue en Bangkok a la espera de recibir visados de entrada en Birmania, agregó Byrs, quien afirmó que "lo positivo es que vemos voluntad por parte del gobierno, por lo que esperamos recibirlos pronto".

Todos los portavoces dieron a entender que la luz verde dada por Rangún para recibir ayuda humanitaria se refiere más a los materiales -como tiendas de campaña, mosquiteras impregnadas de insecticida, pastillas potabilizadoras para el agua y medicinas- que a las personas.

Unicef también dijo estar esperando visados para su personal que aguarda en Bangkok, en la vecina Tailandia, así como la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Sólo están activos ya en Birmania los pequeños equipos que las agencias de la ONU tienen desplegados permanentemente, y que trabajan con el personal de la Cruz Roja local.

Las autoridades birmanas han anunciado que aunque aceptan la ayuda internacional humanitaria, los equipos que quieren entrar al país deben coordinar y negociar con el régimen sus actividades.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad