Martes, 6 de Mayo de 2008

El Gobierno mantiene la cifra de 15.000 muertos y pide ayuda internacional

EFE ·06/05/2008 - 07:01h

EFE - Destrozos que causó un árbol en una vivienda tras el paso del ciclón tropical Nargis. EFE/Cortesía de La Voz Democrática de Myanmar

La Junta Militar de Birmania (Myanmar) mantuvo hoy la cifra de 15.000 muertos por el paso del ciclón tropical Nargis y reconoció que necesita asistencia internacional para atender a los cientos de miles de damnificados.

"Necesitamos ayuda", admitió el ministro birmano de Información, Kyaw Nsan, en Rangún, tras confirmar que sólo en la población de Bogalay, a unos 90 kilómetros al suroeste de esa ciudad, han perdido la vida unas 10.000 personas.

Kyaw Nsan dijo que en Rangún han muerto 59 personas, pese a que el panorama de la antigua capital y la ciudad con mayor población del país, con unos cinco millones de habitantes, parece el escenario de una gran batalla.

Las zonas más afectadas son las regiones de Irrawaddy, Pegu y Rangún y los estados Karen y Mon, donde se declaró el estado de emergencia el sábado pasado, al día siguiente de que el ciclón tocase tierra por el delta del río Irrawaddy.

El ministro de Información señaló que el número provisional de heridos asciende a 2.375 personas.

Previamente, en Bangkok, el ministro tailandés de Asuntos Exteriores, Noppadol Pattama, anunció a la salida de una reunión con el embajador birmano que había unos 30.000 desaparecidos.

Fuentes de una ONG internacional de ayuda humanitaria con presencia en Birmania indicaron que la cifra de 15.000 muertos es conservadora y que muy bien podría ser el doble, y manifestaron que el número de damnificados supera el millón.

Por su parte, el encargado de la misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Rangún, Mac Pieczowski, explicó que "todas las líneas teléfono están cortadas, más o menos, y es extremadamente difícil obtener información de las áreas afectadas".

"Pero, por las informaciones que nos llegan, aldeas enteras han desaparecido y la cifra final de víctimas mortales será inmensa", añadió.

La ayuda internacional y la que facilitan las autoridades birmanas desde la nueva capital del país, Naypyidaw, inaugurada en 2005 en la región central, comienza a llegar a Rangún.

Esta mañana, un tren de mercancías proveniente del norte, con cerca de 30 vagones que contenían plásticos para tiendas y bidones de agua, paró en la estación de ferrocarriles de Rangún.

Unas 800 toneladas de arroz aguardaban en los almacenes del Programa Mundial de Alimentos (PMA) a la espera de la autorización oficial para ser repartidos.

La población de las áreas afectadas lleva el paso del ciclón sin suministro de agua y electricidad, los alimentos básicos escasean y sus precios se han disparado debido a la especulación y la alta demanda.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad