Martes, 6 de Mayo de 2008

Un informe denuncia el aumento del abuso sexual a los menores aborígenes

EFE ·06/05/2008 - 12:37h

EFE - Fotografía de archivo que muestra a un grupo de niños aborígenes jugando en un parque de la comunidad aborigen de Amoonguna, a 20 kilómetros de Alice Springs, Australia.

El ex juez del Tribunal Supremo australiano Ted Mullighan ha denunciado hoy que uno de cada diez menores de la tribu aborigen de los anangu son víctimas de abusos sexuales y asegura que el consumo de drogas y alcohol ha echado a perder a toda una generación.

El ex juez del Alto Tribunal sostiene que al menos 113 niñas y 28 niños han sufrido abusos sexuales desde al año 2000 en la citada comunidad, cuyas tierras se encuentran en el Desierto Occidental, al norte del Estado de Australia del Sur.

Muchas de las víctimas no han cumplido diez años y algunos sufren los abusos repetidamente desde hace muchos años, explicó el ex magistrado, durante la presentación del informe ante el Parlamento de Australia del Sur.

Mullighan afirmó que los progenitores de los niños "no saben cuidar ni proteger a sus hijos o son incapaces de hacerlo a causa del abuso del alcohol y las drogas", y subrayó que "la inhalación de petróleo ha destruido toda una generación" entre los anangu.

Las tierras de esta tribu cubren 102.360 kilómetros cuadrados, donde vive una población aproximada de 1.700 adultos y unos 1.000 niños.

Mullighan admitió que la solución del problema tomará tiempo, pero pidió que no se produzcan retrasos y que se ofrezcan recursos a la comunidad anangu para que puedan superar sus problemas sociales.

El jefe del Ejecutivo local de Australia del Sur, Mike Rann, prometió que actuará de inmediato con el envío de personal de Policía y de Bienestar Social.

El Gobierno de Camberra comenzó el año pasado una campaña en el Territorio del Norte con el propósito de frenar el incremento de abusos sexuales a los niños aborígenes.