Martes, 6 de Mayo de 2008

El aznarismo se deshace en manos de Rajoy

De Álvarez Cascos a Eduardo Zaplana, la vieja guardia del ex presidente del Gobierno abandona la primera línea de la política

PÚBLICO.ES ·06/05/2008 - 07:35h

 Álvarez Cascos. El primero en abandonar el nuevo barco del PP.

Francisco Álvarez Cascos ligó en 2004 el final de aznarismo con el de su vida política. Poco antes de las elecciones anunció que no iría en las listas del PP. Sustituyó la política por la empresa. Hace menos de un mes volvió a la luz para criticar a Rajoy.

Jaume Matas. Una dimisión que desafió las órdenes de Rajoy.

“Aquí no dimite nadie”, aseguró Rajoy tras las municipales de 2007. Menos de un mes después, Jaume Matas le contradijo. Desalojado del gobierno balear, se negó a continuar en la oposición. Encontró un hueco en la empresa Barceló.


 Rodrigo Rato. Desvinculado de un proyecto que pudo haber liderado

Hasta los desencuentros con Aznar sobre la Guerra de Irak, Rato aún conservaba la esperanza de ser el delfín del presidente. Cuando Rajoy se estrelló el 14-M, busco una salida. La encontró meses después en el FMI y más tarde en la empresa.

 

 

Josep Piqué. Cuestionado desde Madrid, decidió salir del partido

Piqué es la pieza más valiosa que se ha cobrado Ángel Acebes durante los últimos años. Fueron sus presiones las que el año pasado le hicieron dimitir como presidente del partido en Catalunya. Recaló, también, en una empresa privada, Vueling.


 Eduardo Zaplana. De diputado raso a directivo de Telefónica

Cuando el PP perdió las elecciones, Zaplana asumió el rol de duro del partido, de bastión del aznarismo. Otra legislatura en la oposición era demasiado. Zaplana pasó en semanas de reivindicarse como diputado raso a ser directivo de Telefónica.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad