Lunes, 5 de Mayo de 2008

"Cogí la navaja pero no tenía intención de matarla"

PATRICIA RAFAEL ·05/05/2008 - 22:39h

El acusado ayer durante el juicio en Madrid. / G.SANZ

"Tenía celos, había bebido y no sabía qué hacía". Bernardo A. V., de 43 años, acusado del asesinato de su esposa, trató así de justificar sus actos durante el juicio que se celebró ayer en la Audiencia Provincial de Madrid.

Tras escuchar a los testigos, para el Ministerio Fiscal quedó demostrado que el acusado mató a sus esposa el 8 de junio de 2006 de forma premeditada. Ese día, el hombre empezó beber por la mañana en un bar. Junto con un primo de su esposa siguió bebiendo en su casa hasta que le dijo que debía irse. El amigo se fue, pero él se quedó.

Poco antes de las nueve de la noche comenzó a discutir con su mujer y luego con una cuchilla de afeitar la agredió en la cara, según la fiscal. Mientras los hijos adolescentes de la pareja llamaban a una ambulancia, "aprovechándose de que su mujer estaba de espaldas, desprevenida y sin posibilidades de defensa" el acusado le clavó un cuchillo en la espalda.

"Cogí una navaja pero no era mi intención matarla", aseguró el acusado.
La mujer, de República Dominicana, llevaba 16 años en España. Un año antes llegó su marido, con el que mantenía una relación desde hacía 20. Según las declaraciones de los hijos, quienes no comparecieron por estar en paradero desconocido, afirmaron que su padre no quería que la mujer trabajara. La defensa pidió 10 de cárcel, que se tuviera en cuenta la eximente del alcohol y los celos. La Fiscal reclamó 21 años de prisión.