Martes, 6 de Mayo de 2008

El 'clon' de Aznar que mintió del 11 al 14-M

El ex ministro Acebes representa el rostro más manipulador del PP en los ocho años de Gobierno Aznar

ANA PARDO DE VERA ·06/05/2008 - 07:30h

Retrato de Acebes por Costhanzo.

"De todos los ministros, Ángel es el que más se parece a mí". Estas palabras, pronunciadas por José María Aznar en privado ante un grupo de periodistas, describen la personalidad y la trayectoria política de un hombre que no quiso soltar el lastre de la herencia del ex presidente, esto es: el catastrofismo ante la gestión del PSOE -suya, por ejemplo, es la frase "Con González y Solbes se destruía empleo y ahora con Solbes y Zapatero se vuelve a destruir empleo"- y las posiciones más duras contra la política antiterrorista del hoy jefe del Ejecutivo -llegó a decir que "el proyecto de Zapatero es el proyecto de ETA"-.

Quien se convirtió, con 32 años, en el alcalde más joven de España al pedirle Aznar que encabezase la lista del PP por Ávila en 1991 y en uno de los candidatos a sucederle cuando anunció en 2002 que no repetiría, alcanzó su cota máxima de fidelidad al jefe del Gobierno -confirmando otra vez el mote Ángel-sí-señor que le pusieron sus compañeros- cuando, siendo ministro del Interior, se convirtió en el rostro más visible del Ejecutivo en tres trágicos días de 2004: del atentado que mató a 192 personas en Madrid (11-M) a las elecciones generales (14-M).

Es posible que el máximo responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, conociendo de primera mano la información que éstas le iban proporcionando sobre la más que probable autoría islamista de la masacre, mantuviese la culpabilidad de ETA hasta el 13 de marzo a las ocho de la tarde? Es posible. De hecho, en ese momento y ya con la detención de Jamal Zougam -condenado como autor material del atentado en el juicio por el 11-M- más de cuatro horas antes, Ángel Acebes (Ávila, 1958) no dudó en dudar ante las cámaras y ante la España entera que veía la televisión pendiente de las investigaciones: "No debemos descartar nada. No se renuncia a otras vías [...] ni conexiones ni colaboraciones".

Mantener unido al PP

Su lealtad al líder oficioso -el oficial era ya Mariano Rajoy- se vio recompensada por el sucesor, que le hizo secretario general del PP en octubre de 2004. Su tarea no fue fácil: con un partido en estado de shock tras perder las elecciones a pesar de la mayoría absoluta de 2000, la crisis parecía inevitable, si bien Acebes -y así lo reconocen en el partido- supo mantener al PP cohesionado durante los cuatro años en la oposición.Ésta fue una travesía que el número dos del PP y tres veces ministro abordó con dureza inusitada contra Zapatero al centrar su ataque en lo que, hasta entonces, había sido política de Estado: la lucha antiterrorista. Las acusaciones de chantaje o cesión a ETA fueron una constante que en el PSOE desearían que se fuesen con él

Noticias Relacionadas