Lunes, 5 de Mayo de 2008

Llegan a Barcelona diez tubos de 500 metros de largo para la desalinizadora

EFE ·05/05/2008 - 18:42h

EFE - Zanja hecha para meter tubos de canalización de agua. Hoy llegó a Barcelona un remolcador de Noruega con 10 tubos para captar agua del mar.

Un barco remolcador ha traído desde Noruega hasta el puerto de Barcelona los diez tubos de medio kilómetro de longitud que se instalarán en el fondo del mar y servirán para captar el agua que a partir de mayo de 2009 tratará la nueva planta desalinizadora de El Prat de Llobregat (Barcelona).

Los tubos, de 1,8 metros de diámetro y hechos de polietileno de alta densidad, han sido fabricados por una empresa especializada en la construcción de cañerías de gran longitud, ubicada en un fiordo de la población noruega de Stathelle.

El departamento de Medio Ambiente ha explicado en un comunicado que la empresa, según van fabricando los tubos, los deja flotando en el agua, lo que le permite hacerlos de hasta 500 metros de largo, como los que se utilizarán en El Prat de Llobregat.

En concreto, los tubos que han llegado esta mañana al puerto de Barcelona se instalarán en el fondo marino y servirán para conectar la desalinizadora de El Prat con el punto desde el que se captará el agua marina, situado a 2,2 kilómetros de distancia de la costa y a 30 metros de profundidad, "lejos de las influencias de la desembocadura del río y de la zona turbulenta más próxima a la playa donde rompen las olas".

Para instalar los tubos, una draga de succión realizará durante este mes de mayo una rasa en el fondo marino, entre el punto de captación y la playa, en la que se colocarán las cañerías con unas anillas de hormigón, que evitarán que los tubos floten.

Buzos especializados se encargarán de instalar estos tubos, que una vez colocados se cubrirán de nuevo con arena, "dejando el fondo marino en las mismas condiciones iniciales".

La instalación se completará con el montaje de dos torres de captación de agua de mar que estarán conectadas a los tubos.

Se trata de unos cilindros de once metros de altura y cuatro de diámetro que se transportarán hasta el punto de captación flotando en el agua gracias a unos flotadores especiales.

De esta manera quedará preparada la instalación para llevar agua del mar hasta la estación de bombeo situada en la playa y, de ésta, a la planta desalinizadora de El Prat, para su posterior transformación en agua potable.

Todas estas operaciones se llevarán a cabo durante el verano y se espera que estén finalizadas entre los meses de septiembre y octubre.

Por su parte, las obras de la planta desalinizadora avanzan según los plazos fijados, de manera que estarán finalizadas en mayo de 2009.

Una vez entre en funcionamiento, esta infraestructura producirá 60 hectómetros cúbicos de agua potable anuales y aportará cerca del 20 por ciento del consumo de agua de la región metropolitana de Barcelona.