Lunes, 5 de Mayo de 2008

Los agresores contra médicos pueden ser condenados a cinco años de cárcel

EFE ·05/05/2008 - 18:30h

EFE - El fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, y la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Juliana Farina, durante la firma de un protocolo de actuación contra los agresores a médicos madrileños, cuyo delito puede costarles hasta cinco años de cárcel.

Las personas que cometan una agresión contra un médico pueden ser condenadas a cinco años de cárcel a partir de ahora y después de que se firmara hoy un convenio de colaboración entre la Fiscalía de la Comunidad de Madrid y el Colegio Oficial de Médicos de Madrid.

En los últimos cuatro años se han registrado aproximadamente 1.700 agresiones a médicos en la Comunidad de Madrid, pero la mayoría de ellas no han sido denunciadas ante la Justicia, señaló la presidenta del Colegio de Médicos, Juliana Fariño, en rueda de prensa.

El año 2003 se abrieron un total de cuatro expedientes por agresión a un médico en la región, pero el año pasado las denuncias presentadas fueron cerca de 80.

Estos datos avalan el "aumento exponencial de agresiones" que viene sufriendo el personal sanitario en los últimos cinco años y, en especial, los médicos, que son "la más alta autoridad", motivo por el cual "el agresor se vuelve contra ellos", según Fariño.

Además, los agresores contra médicos muestran un comportamiento similar al de los maltratadores contra mujeres, señaló la presidenta del Colegio, también debido a la "feminización" de la sanidad.

"Suelen comenzar por intimidar a los pacientes en la sala de espera con amenazas y comportamientos violentos y, a veces, entran en la consulta y amenazan o agreden al médico", explicó.

También "esperan al médico a la salida y acuden muchas veces al centro sanitario con objeto de intimidar" y lo que persiguen es "que les atiendan antes que a nadie, que les receten algo determinado o que les manden a algún centro a hacerse unas pruebas", agregó.

Fariño aprovechó la ocasión para reivindicar que a las salidas nocturnas de los médicos "vayan dos personas" para atender a los pacientes, ya que a veces se producen situaciones peligrosas.

El acuerdo suscrito hoy por Juliana Fariño y el fiscal superior de la Comunidad Autónoma de Madrid, Manuel Moix, es "el primero de este calado" y "el más amplio", a pesar de que en el País Vasco existe un precedente, aunque de competencia más reducida.

El documento firmado hoy persigue una "mayor eficacia y agilidad en la indagación y represión de las infracciones penales en materia de agresiones contra médicos que presten sus servicios en centros públicos" de la región y, por otro lado, también pretende "proteger el prestigio de la profesión médica".

El objetivo es "contribuir a una disminución de las agresiones contra los médicos" y la "recuperación de la dignidad profesional de los médicos de la Sanidad Pública del territorio de la Comunidad Autónoma de Madrid, imprescindible para el ejercicio de su profesión".

El convenio incluye un protocolo de actuación, "con vistas a facilitar la actuación inmediata para el castigo de las agresiones contra médicos".

Según este protocolo, el médico agredido deberá tramitar su denuncia a través del Colegio Oficial de Médicos, que, a su vez, recibirá, tramitará y remitirá la denuncia a la fiscalía competente.