Lunes, 5 de Mayo de 2008

El ex alcalde de Andratx admite que su casa es ilegal pero dice que la construyó "sin saberlo"

Eugenio Hidalgo está acusado de construirse una casa en una zona protegida y de camuflarla como almacén de uso agrícola. Él admite que se trata de una vivienda ilegal pero asegura que no fue consciente de ello cuando realizó las reformas.

EFE ·05/05/2008 - 09:06h

 

El ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, ha declarado hoy que él mismo diseñó la construcción realizada sobre una caseta de herramientas y aperos en una zona protegida de ese municipio, y ha reconocido que realizó cambios en la misma para darle apariencia de uso agrícola. El ex edil y tres de sus presuntos colaboradores responden estos días ante la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca por la supuesta comisión de los delitos de falsedad en documento oficial, prevaricación urbanística y contra la ordenación del territorio.

Tras la escucha de una de las conversaciones intervenidas, Hidalgo ha admitido que realizó cambios en la caseta, para que tuviera uso agrícola, y ha confirmado que quitó una encimera, un frigorífico, cuadros y otros muebles, pero ha negado que fuera para ocultar que era una vivienda.

"Nunca lo hice con la intención de usarlo como vivienda", ha dicho Hidalgo, quien ha insistido en que su residencia era otra y ha añadido que realizó los cambios de mobiliario de la caseta después de haber hablado con su abogado, Manel Perera, quien le explicó que esa construcción debía tener uso de nave agrícola.

Hidalgo ha pedido disculpas y ha insistido: "El destino era un almacén, pero se ha convertido sin yo saberlo en una vivienda. Jamás pensé que fuera un delito penal o no lo hubiera hecho".

Un televisor "por si veía un partido"  

"Se le puede dar uso de vivienda, pero no lo hice con intención de que fuera una vivienda ni para uso, ni para especular, ni para mí. (...) Tenía un televisor allí por si veía un partido un sábado, lo admito.(...) No he pernoctado una noche ahí", ha dicho.

En una de las escuchas telefónicas que se ha oído durante el interrogatorio del fiscal Carrau, Hidalgo solicitaba "un pony manso", con la finalidad de aparentar que la caseta era una nave agrícola, circunstancia reconocida por el ex alcalde, quien ha manifestado estar "arrepentido de ello".

Sobre la construcción, Hidalgo ha añadido que estaba "convencido de que tenía una licencia legal".

"Me puse a hacer la edificación anexa a continuación de lo existente a la luz de todo el mundo, a cien metros del Ayuntamiento de Andratx, porque pensaba que era legal. Otra cosa es que es cierto que no me ajusté al proyecto inicial del ingeniero agrícola al hacer los dos porches y elevar un metro el techo", ha reconocido.

Declara que estaba "convencido de que tenía una licencia legal"

Hidalgo ha explicado el proceso que siguió la construcción, desde la compra de la parcela en agosto de 2002, la solicitud de licencia de obra el 14 de febrero de 2003, hasta la concesión el 9 de mayo, el comienzo de obras el 15 de junio y su finalización en septiembre u octubre de 2003.

El ex alcalde ha recordado que cuando la compró, en la finca había "una caseta de aperos con sacos de abono y un frigorífico".

Ha explicado que "todos los concejales" acudieron "a comer un par de veces" a dicha construcción, circunstancia que ha considerado una prueba de su convencimiento de que era legal.

Ante las preguntas formuladas por la abogada de la acusación particular del Ayuntamiento de Andratx, Isabel Fluxà, Hidalgo ha reconocido que cuando compró la parcela sabía que estaba ubicada en una zona protegida con calificación "de ARI" (Área Rústica de Interés Paisajístico).

Sobre un decreto de 2006 que dictaba la inmediata paralización de obras que se estaban ejecutando en la caseta en ese momento, Hidalgo ha asegurado que no recordaba que le fuera notificada dicha orden y ha negado que se hicieran obras en ese momento.

En respuesta al abogado Miquel Àngel Borràs, de la acusación particular del policía Juan Enseñat, Hidalgo ha dicho que el volumen de construcción incrementado fue en "los porches, la altura de un metro por metro veinte exterior y la bancada de un metro".

Hidalgo ha atribuido a "los técnicos" el hecho de que el acta de inspección no reflejara la realidad de la obra ejecutada.

Noticias Relacionadas