Lunes, 5 de Mayo de 2008

Las cenizas de un volcán chileno paralizan a los poblados de la Patagonia argentina

EFE ·05/05/2008 - 16:49h

EFE - Vista aérea de la zona afectada por la lluvia de ceniza del volcán ChaItén ayer, 4 de mayo de 2008, que hizo erupción el pasado viernes a 1.220 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

Las cenizas que emite el volcán chileno Chaitén obligaron hoy a suspender las clases en localidades de la Patagonia argentina, donde las autoridades pidieron a los ciudadanos que permanezcan en sus casas.

El fenómeno natural afecta a las ciudades de Trelew, Esquel y Corcovado, que reúnen a unos 70.000 pobladores en el oeste de la provincia argentina de Chubut, a unos 1.900 kilómetros al sur de la capital argentina.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó hoy que la columna de cenizas llega a unos 8.000 metros de altura y el viento además la extiende hacia el norte de la vecina provincia de Santa Cruz.

La situación es de calma, "pero empezó a caer ceniza de nuevo y por precaución se suspendieron las clases y la gente permanece en sus casas", declaró el alcalde de Esquel, Carlos Mantegna, a radios de Buenos Aires.

Lo mismo ocurre en Corcovado, dijo su alcalde, Raúl Díaz, quien indicó que las lluvias del domingo "no fueron suficientes para que las cenizas se asentaran, por lo que la visibilidad es casi nula cuando oscurece".

Díaz explicó que las cenizas despedidas por el volcán Chaitén "son partículas muy finas" que causan trastornos en las vías respiratorias y en la vista, por lo que se riegan las calles de los poblados para que se asienten.

Aunque el agua contaminada con cenizas "no es tóxica, los expertos recomiendan no tomarla porque resulta muy irritante para el organismo", señaló la directora de Medio Ambiente de Esquel, Carina Arraqué.

En este sentido, dijo que se está proveyendo de agua potable a familias que viven en zonas aledañas a los poblados e incluso al limítrofe pueblo chileno de Futaleufú.

Además, están suspendidas las actividades turísticas en el Parque Nacional Los Alerces con el fin de mantener a su personal a disposición para ayudar a los pobladores de la zona ante los problemas que generó la erupción.

La secretaría argentina de Medio Ambiente envió a un equipo técnico para controlar la situación en la zona.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad