Lunes, 5 de Mayo de 2008

Ascienden a 9.251 los niños enfermos por un brote de fiebre aftosa en China que ha matado a 26

EFE ·05/05/2008 - 16:45h

EFE - Un grupo de empleados del ministerio de Agricultura de Chipre sale de una granja sospechosa de albergar un brote de fiebre aftosa, en 2007.

El número de niños afectados por el virus intestinal de la fiebre aftosa ascendió hoy a 9.251, mientras el país vive una alerta nacional por esta enfermedad que ha causado la muerte de 26 menores de edad, informó la agencia estatal Xinhua.

Hoy se informó de un último fallecimiento en la provincia oriental de Zhejiang, a través de una web de noticias de esa región, donde hasta ahora no se había informado de casos.

Además, por primera vez se habló de enfermos en la municipalidad central china de Chongqing (42), así como de brotes en Pekín (norte, con más de 1.400 casos), Jiangsu (este), Hunan (sur) y Hubei (centro).

La más afectada por el "enterovirus 71" o EV71 sigue siendo la provincia oriental de Anhui.

La mayoría de niños fallecidos son de esa última provincia, aunque tres muertes se reportaron en Cantón, con un niño de dos años muerto en la localidad de Maoming y dos bebés en Foshan.

Las autoridades provinciales decidieron cerrar las guarderías de Fuyang, la ciudad más afectada, incluso después de las festividades del Primero de Mayo que finalizaron el sábado, para evitar que el virus letal siga propagándose.

Los síntomas de la fiebre aftosa humana, una enfermedad para la que no existe vacuna y que afecta sobre todo a menores de diez años, son ligera fiebre seguida de ampollas y úlceras en la boca y erupciones en manos y pies.

La enfermedad puede llegar a ocasionar meningitis, encefalitis, edemas pulmonares y parálisis.

El Ministerio de Salud emitió el sábado una alerta nacional para frenar la enfermedad y envió un equipo de 45 médicos a Fuyang, mientras que el gobierno provincial de Anhui elevó a dos el nivel de emergencia sanitaria, lo que permite poner en cuarentena a los pacientes y controlar sus desplazamientos.

Junio y julio son los meses de mayor incidencia del virus, por lo que el ministerio prevé que los casos se incrementen en las próximas semanas.

Pese a la alarma nacional, la Organización Mundial de la Salud ha asegurado que el brote no tiene la misma gravedad que el de Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG) que afectó hace cinco años a China, y que obligó a limitar los viajes a ese país y a cancelar toda clase de actos, incluyendo el Mundial de Fútbol femenino.