Lunes, 5 de Mayo de 2008

Anfac pide al Gobierno que "tome en serio" a la industria del automóvil

EFE ·05/05/2008 - 13:42h

EFE - Aspecto de la cadena de montaje de la factoria de Ford en Almussafes (Valencia).

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Juan Antonio Fernández de Sevilla, pidió hoy al Gobierno que "se tome en serio" a la industria automovilística.

En un encuentro con periodistas, Fernández de Sevilla repasó los principales problemas del sector y pidió al Gobierno sensibilidad e implicación para su solución, así como un interlocutor concreto que evite la dispersión que hasta ahora ha primado en el diálogo de estas empresas con la Administración.

La principal reivindicación del sector, según el presidente de Anfac, es la reedición del "Plan Prever" y, a este respecto, anunció un acuerdo entre los cuatro principales asociaciones (Anfac, Aniacam, Faconauto y Ganvam) sobre una propuesta que se presentará de inmediato al Gobierno.

Fernández de Sevilla eludió citar aspectos concretos de la propuesta y se limitó a señalar que "hay total consenso y acuerdo entre las organizaciones", y que sus contenidos no son muy diferentes de los que primaban en el último plan de estas características.

El presidente de Anfac insistió en que con el nuevo "Prever" no se busca un estímulo a la demanda, sino reeditar los beneficios que se han demostrado en el pasado en cuanto a seguridad vial y reducción de la contaminación.

En este sentido, adelantó que el Ministerio del Interior apoya una medida como el "Plan Prever".

En sus argumentos, Fernández de Sevilla recordó que la demanda de coches con antigüedad superior a diez años en el primer trimestre del año se elevó un 66% a un precio medio de 700 euros, y que los vehículos nuevos reducen la siniestralidad hasta un 32%.

Un punto en el que el presidente de Anfac hizo especial hincapié, ya dentro de criterios de economía general, es en el diferencial de inflación existente con Europa que lastra gravemente la competitividad de la industria del automóvil con zonas emergentes de Europa.

A este respecto, Fernández de Sevilla insistió en la introducción de criterios de flexibilidad que ayuden a dinamizar el sector.

El absentismo laboral fue citado como otro elemento de preocupación del sector, puesto que mantiene un registro del 7%, muy por encima del de países del entorno, y que supone perder anualmente más de 300.000 horas laborales. Un 80% de ese absentismo está amparado en bajas por incapacidad temporal.

También incidió en cuestiones como la logística, sobre la que en breve habrá un nuevo informe de Anfac, y el medioambiente con una queja por el agravio comparativo que representa el automóvil en el tratamiento de los derechos de emisión en relación a otros sectores regulados.

Fernández de Sevilla se apoyó en el ejemplo que supone que si se aplicasen las penalizaciones previstas por emisiones en otras actividades el automóvil estaría prácticamente a cero, cuando la realidad le penaliza entre 100 y 500 euros por tonelada de CO2 emitida.

Ante esta disfunción, abogó por un posicionamiento administrativo "con plazos más largos y penalizaciones menos severas".