Domingo, 4 de Mayo de 2008

La hora de la blogopolítica

Crece el número de diputados y altos cargos de los partidos que explotan las posibilidades de las bitácoras en Internet

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·04/05/2008 - 20:59h


La diputada del PSC Lourdes Muñoz Santamaría actualiza su blog. DAVID ROIG 

La política española avanza a tientas en la blogosfera. El tono de prudencia y la absoluta fidelidad al discurso partidista restan todavía vuelo a la blogopolítica, que moviliza a un número bastante limitado de internautas. Junto a un reducido grupo de direcciones de referencia por su seriedad y continuidad, malviven en la red cientos de bitácoras fosilizadas, sin actualizar, y hay otras muchas que cerraron tras la cita con las urnas para la que fueron creadas ex profeso con una intención meramente electoral.

La izquierda predomina sobre la derecha en la blogosfera. Catalunya sobresale del resto de España. El último listado publicado por la parlamentaria del PSC Lourdes Muñoz, una de las blogueras más constantes, recoge los siguientes datos, previos al cambio de legislatura: 29 socialistas tenían bitácora (17,68%), por siete del PP (4,76%). Entre CiU, ERC e IU sumaban nueve. En los partidos pequeños con representación parlamentaria el porcentaje de diputados con blog se acerca al 50%. La proporción hombre-mujer se inclina del lado de los varones, más o menos en un 65-35. Todos los diputados blogueros están agregados en el portal Parlamentarios.info.

En el último año los diputados españoles han creado más de 30 blogs nuevos. Es una tendencia al alza, aunque la práctica no está tan asentada como en Estados Unidos, donde comenzó a tener un papel fundamental durante la campaña de las primarias demócratas previas a los últimos comicios, cuando Howard Dean amenazó las previsiones del aparato del partido mediante un blog que se convirtió en símbolo de la expresión en libertad. En cualquier caso, el interés por los blogs merma con el poder: sólo lo mantienen activo dos ministros y un presidente autonómico.

El PSC, con casi un 70% de sus diputados en el Parlament subidos a la blogosfera, tiene aprobada una resolución que apunta a la necesidad de que sus representantes tengan bitácora. Destacan sobre el resto las de Lourdes Muñoz y Miquel Iceta, portavoz del PSC. “Le dedico a cada entrada la tarde-noche del sábado y la mañana del domingo”, explica Iceta, que incluye multitud de enlaces en su bitácora, abierta desde la campaña de las elecciones catalanas de 2003.

Una contradicción clara

El blog de Iceta, que recibe unas 1.500 visitas a la semana y tiene 500 suscriptores, no admite comentarios, pese a ser uno de los más conocidos. Para dirigirse a él hay que enviar un correo electrónico, lo que supone una contradicción con la propia esencia del concepto. Y no es la más grave. Al estar sometidos a la disciplina de partido, los políticos carecen de un margen de maniobra suficientemente amplio como para sorprender a unos lectores que suelen preferir los contenidos polémicos. “Uno no puede ignorar que está en una organización. No es que no haya libertad, es que sabes que las cosas se pueden extraer de ahí. Conviene ser cuidadoso”, explica Daniel Sirera, cuya bitácora recibió 20.000 visitas el mes siguiente a su nombramiento como presidente del PP catalán. Sirera sólo censura insultos graves y amenazas de muerte. No es el único que sufre las iras de los internautas maleducados. El diputado Juan Luis Rascón (PSOE) vio recientemente destrozada su página por unos hackers.

También Iceta admite que su blog tiene un punto “oficial”. Tanto lo es que, cada domingo, es habitual que los periodistas catalanes lo consulten y, en ocasiones, entresaquen fragmentos como declaraciones sobre la actualidad política catalana atribuibles al PSC. En el PP tienen considerable aceptación los blogs de Sirera, del diputado Jorge Moragas y del europarlamentario Alejo Vidal-Quadras, comparable al de Iceta en lo elaborado de los razonamientos políticos. Todos ellos se encuentran en el sitio Blogs Pro-Rajoy. El de Ana Pastor, único al que se accede desde la web del partido, lleva sin ser actualizado desde dos días después del 9-M.

Pocos comentarios

En cuanto al número de comentarios a cada entrada, es más fácil encontrarlas con cero que con 50. El último post del blog de José Blanco, número dos del PSOE, sobre la liberación de los tripulantes del Playa de Bakio, tiene un único comentario. Si se dedica a dar estopa al PP, suele superar los 15. El rango en el partido no es garantía de éxito. La bitácora del socialista José Antonio Rodríguez, alcalde de Jun, pueblo de 3.200 habitantes famoso por la incorporación de las nuevas tecnologías a su gestión, recibió 19.700 visitas en el primer mes después de su apertura, mientras que la de José Blanco contó con 15.500 en el mismo periodo.

“Los políticos aún no han captado las posibilidades que da esta herramienta para comunicarse con la gente, de obtener opiniones de expertos lejos del círculo de pelotas del partido”, resume Luis Rull, empresario dedicado a la realización de blogs profesionales.

David Parra, socio de la agencia de comunicación Influence&Profit, explica que la mayoría todavía construye sus bitácoras sin acudir a empresas que realicen un trabajo profesional. Los políticos también suelen tener uno de esos famosos “amigos informáticos”. Pero les falta, a juicio de Parra, algo más importante: motivación. “En España, al haber listas cerradas, a muchos no les merece la pena señalarse personalmente, que es más de la cultura anglosajona, donde el político tiene una relación más directa con el elector y tiene que ganárselo”.

"Es otra parte de mi trabajo de cada día"

La diputada del PSC Lourdes Muñoz Santamaría, ingeniera informática, encontró en septiembre de 2005 la ocasión propicia para culminar su ya cavilado plan de abrir un blog. La bitácora nació para dar a conocer la angustiosa experiencia que vivió en Nueva Orleans por el huracán Katrina. Hoy es una de las más conocidas de entre las que hacen políticos, y ejerce como uno de los principales motores de los más de 500 blogs de miembros del PSC que se interconectan en la Red.

La actualización del blog, que fue creado por la propia Muñoz y en el que escribe ella misma, sin ayudantes ni webmasters, es casi diaria. “Hay días en que pasan más cosas que me incumben, y puedo introducir varias entradas. Otros, a lo mejor, no”, dice Muñoz. En su bitácora no hay espacio para el spam ni las groserías. “Yo no insulto a nadie, así que no permito que a mí me insulten”.

La diputada catalana considera que las bitácoras son “un reto de la política”. “Estamos en una nueva sociedad. La gente quiere saber qué pensamos los políticos, no sólo qué opina el PSC o el PP. O estamos o no estamos delante de las realidades de hoy”, señala. “Para estarlo, hay que innovar, no quedar en lo de siempre”, opina.

Noticias Relacionadas