Domingo, 4 de Mayo de 2008

El TAU se queda sin premio en la final de consolación

Partido anodino en el Palacio de los Deportes. El Baskonia se va de la Final Four sin conocer la victoria, tras perder en la prórroga con el Montepaschi Siena (93-97)

KEPA GORRIA ·04/05/2008 - 20:22h

Ejercer de teloneros no es plato de gusto para ningún gran equipo, pero el espectáculo manda y hace falta preparar el ambiente para la gran cita. Un partido prescindible, este TAU-Montepaschi, pero que había  que jugar, pensando más en el avión de vuelta a casa que en el juego. Lo que nadie se esperaba es una prórroga, algo que debería estar prohibido en un partido así.

Y en el tiempo extra, el TAU desdibujado, con el suplente Singleton intentando echarse a la espalda al equipo, cosa que no consiguió. Algún que otro triple en las dos canastas y victoria de los italianos: 97-93.

El partido comenzó con un intercambio de canastas sin mayor tensión, para acabar el primer cuarto con un 21-19 favorable a los italianos. Imprecisiones, juego deslavazado y acciones individuales. Lo lógico en un partido así.

La afición, incansable pese a todo

Eso sí, tanto la afición llegada de Siena como los vitorianos, situados en el fondo del Palacio de los Deportes que da a la calle Goya, animaron a sus respectivos equipos como si les fuera la vida en ello. Enfrente los israelíes, alrededor de 3.000 gargantas dispuestas a dar la sorpresa frente al teórico favorito, el CSKA de Moscú.

En el segundo cuarto, un par de canastas de Jasaitis y Splitter colocó un 5-0 de parcial para poner por delante al Baskonia. Ni siquiera la antideportiva pitada por un leve manotazo a Rakocevic llegó a calentar el partido. Al descanso, casi total igualdad en el electrónico: 41-38.

Con las pilas puestas comenzaron el tercer cuarto los jugadores del Montepaschi, con un parcial de 7-0, rápidamente enjugado por el TAU, que empató el partido a 49.

Terminando como si fuera una final de verdad, con prórroga incluida

A  partir de ese momento el conjunto trasalpino impuso un ritmo más alto al partido y mayor concentración, gracias a los que se puso por delante. Pero un triple y un contraataque culminado por Pete Mickeal volvieron a equilibrar el partido. Al final del tercer cuarto, 61-61 y diez minutos para resolver la pachanga.

En el tramo final, casi dos minutos fueron necesarios para que se moviera el marcador, con un mate en cada canasta. Si no fuera por lo que es, hasta podríamos haber hablado de emoción. Ventajas de un punto alternativas para cada equipo y un final apretado. Empate a 79 puntos y cinco segundos por jugarse con el balón en poder del TAU: Planinic falla y… prórroga.

Cinco minutos desacertados y a pensar en los playoffs de la Liga ACB. La Final Four de Madrid es historia para el Baskonia. ¿A la quinta será la vencida?

Noticias Relacionadas