Domingo, 4 de Mayo de 2008

"Entrenarme con Ronaldo es lo que me hizo mejorar"

Diego López, el guardameta del Villarreal ha recibido un gol cada 107 minutos, el mejor promedio de la Liga, es la carta de presentación de un novato que ha impactado

LADISLAO J. MOÑINO ·04/05/2008 - 16:21h

Sin experiencia al máximo nivel porque Casillas le cerraba el paso, el mejor aval que tenía Diego López (Paradela, 1981) para justificar los seis millones de euros que el Villarreal pagó por él al Real Madrid eran los informes sobre su persona y el golpe de efecto que barruntó Fabio Capello al inicio de la temporada pasada. El técnico italiano, con querencia por los porteros altos, reculó y no se atrevió a concederle la titularidad porque el madridismo le hubiera crucificado por sentar a Casillas. Fue la última vez que Diego López aceptó la suplencia en el Madrid.

¿Ya se considera un portero de Primera División?

Llevo años considerándome así, pero no había tenido la suerte de poder demostrarlo. Ahora en el Villarreal
si he podido, aunque también me lo he tenido que ganar.

¿Qué le falta?

Muchas cosas, sobre todo partidos y minutos. La experiencia en el juego es esencial. Cada partido que juego me noto más seguro. Siempre hay errores que pulir y me falta comerme algunos goles de los que aprender. La clave es la regularidad e intentar reducir el número de errores.

¿Comparte la opinión de que un portero no domina el juego aéreo hasta que no está cerca de los 30 años?

Primero hay que tener unas condiciones físicas, porque que en el juego aéreo  influyen mucho. Yo tengo la suerte de ser alto. Es cierto que hay que conocer a los jugadores y cómo actuar en determinadas jugadas, pero principalmente el juego aéreo se domina por el físico.

¿Prefiere un delantero que la rompe o uno que la coloca?

El delantero que define a los ángulos es el peor que te puedes encontrar, pero afortunadamente hay pocos de esos que miran primero al portero y luego la colocan.

¿El mejor ejemplo de ‘colocador'?

Ronaldo, nunca tiraba a romper. Siempre sabía donde chutaba. Entrenarme con Ronaldo es lo que me hizo mejorar. No ha habido otro definidor como él. Belenguer, el central del Getafe, dice que el portero moderno no puede quedarse en el ¡mía! o ¡voy!La posición ha cambiado mucho. Ahora, somos un defensa más y tenemos que actuar como ellos.

¿Quién representa el paradigma del portero moderno?

Van der Sar, Representa el cambio que ha experimentado la posición en los últimos años. Antes de él no se veían porteros que dominaran tanto el área, la colocación de la defensa según la jugada y la capacidad para dar órdenes que corten los avances del contrario. Buffon, Cech, Casillas es la terna que domina el fútbol mundial. Buffon está a un nivel superior al resto.

¿Dónden marca la diferencia Buffon con el resto?

Lo tiene todo. Detiene balones fáciles que para otros porteros serían gol con toda seguridad. Su colocación, su sobriedad y, sobre todo, su regularidad le hace el mejor. Casi todos los porteros hacemos paradas impresionantes en nuestra vida. También está lo que le comentaba antes. Buffon impide muchas jugadas y ocasiones de gol con sus órdenes a la defensa. Un portero no son sólo sus paradas, sino también las que evita tener que hacer. Sobre eso, ‘el loco' Gatti reconoció que él no hubiera sido capaz de realizar una gran parada que hizo Fillol, su enemigo, pero que él hubiera evitado el remate anticipándose.

¿Usted espera o anticipa?  

Yo intento ver la jugada antes y sí hay ocasiones en las que puedes evitar el remate.  Pero no es solo una orden, hay que alertar a los defensas para que intervengan. La acción en sí no la haces tú, pero sí la condicionas. Eso es muy importante y no se valora casi nunca. Desde la portería tienes las posibilidad de ver todo de frente y puedes analizar todo lo que sucederá con antelación.   

¿Y qué ve del Villarreal desde esa visión tan particular del portero?

Que somos muy organizados y que sabemos bien lo que tenemos que hacer cada uno. Da gusto estar en un equipo que tiene todo tan claro. Disfruto mucho viendo a Senna salir de la presión con la pelota jugada; hace cosas increíbles. También me divierto con Cazorla y con Pires, con su habilidad para quitarse de en medio situaciones muy complicadas que acaban convirtiendo en jugadas de gol.

¿Esperaban tanto de Pires?

Yo sí.

¿Pero no pensaba que estaba más para 20 minutos que para ser uno de los jugadores clave?

Él y el míster saben cómo dosificar sus esfuerzos.

Hubo un momento en el que parecía que podían aspirar a la Liga, pero se derrumbaron en el Sánchez Pizjuán con un partido muy blando.

En ese encuentro no tuvimos la intensidad necesaria. No salimos a buscar el partido, y el Sevilla, que jugó como el Sevilla de verdad, nos pasó por encima. Ahora el objetivo es ser segundos, que sería fabuloso. Tuvimos una oportunidad de pelear por el título, pero la dejamos escapar. Ahora sería un milagro, porque el Madrid la tiene casi ganada.


¿Ya no aguantaba más en el Madrid?

Se colmó la paciencia de esperar y saber que no iba a tener premio hiciera lo que hiciera. Sentía que estaba perdiendo años de mi vida deportiva. Salió la opción del Villarreal y fue lo mejor que pude hacer. Tampoco quería ir a cualquier sitio y a cualquier precio.

Pardeza se fue del Madrid diciendo que no podía luchar contra el mito que era Butagueño. ¿Le sucedió a usted lo mismo con Casillas?  

Contra Iker es muy difícil luchar. Es un gran portero y, aparte, es algo más que eso. Sabes que, hagas lo que hagas, es imposible desbancarle.

¿Incluso cuando Capello estaba dispuesto a darle a usted la titularidad?

Capello me demostró que confiaba mucho en mí, que le gustaba a él y a sus ayudantes. Eso me ayudó para llevar todo el año pasado lo mejor posible. Día tras día me mostró su confianza. A pesar de no contar para él como titular, me ayudaba mucho.

¿Se sintió el portero que más cerca ha estado de desbancar a Casillas?

No sé si estuve cerca.  También César jugó algunos partidos.

La cantera del Madrid se revaloriza con jugadores que se van y se deprecia con los que se quedan.

Jugar en el Madrid es muy difícil. Si te sale mal un partido estás cruzado y ya no cuentas para nada. Las oportunidades son muy pocas y hay que saberlas aprovechar muy bien. El Madrid no suele dar continuidad a la cantera. Sin embargo, se está demostrando que en el Madrid no se acaba el mundo, que puedes llegar a tu objetivo fuera de allí como ha pasado con De la Red, que ha sido internacional, o con Arbeloa. En el Madrid jamás podrían haber tenido esas oportunidades y ese reconocimiento.

Pero el Madrid presume de cantera.

Ahora mismo sí tiene jugadores de cantera que están triunfando, pero fuera del club. Desde Iker no tienen a nadie que haya estado en el primer equipo con un puesto fijo o peleando la titularidad. En ese sentido, el Madrid no tiene derecho a presumir de cantera. Han fichado jugadores de fuera y se ha buscado otra política que no primaba a los jugadores de cantera. Ahora ese no es mi problema y no voy a entrar. Estoy a gusto en el Villarreal y no me arrepiento de haberme ido de allí.