Domingo, 4 de Mayo de 2008

El presidente del PNV defiende que la consulta de Ibarretxe sea en octubre aunque persista la violencia

EFE ·04/05/2008 - 14:15h

EFE - Íñigo Urkullu, presidente del PNV, durante su intervención en un desayuno informativo el pasado mes en Madrid.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha defendido hoy la celebración en octubre de la consulta planteada por el lehendakari, aunque persista la violencia, ya que esta cita en las urnas conllevaría "sólo el pronunciamiento de los ciudadanos contra ETA" y a favor de un acuerdo político.

En una entrevista publicada hoy por el Diario Vasco y recogida por Efe, Urkullu ha abogado por abrir una nueva etapa para «explicar mejor» a los vascos y, especialmente a los militantes de su propio partido, la consulta defendida por el lehendakari, con el objetivo de frenar la «desorientación» y «la caricaturización» creadas en torno a esa iniciativa.

A su juicio, la crítica del diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, a esa 'hoja de ruta' "obedece a esa sensación de desconcierto creada quizás por no habernos sabido explicar" y por tanto, ha negado que la dirección del PNV haya exigido a Ibarretxe que retirara su hoja de ruta.

Urkullu ha defendido celebrar la consulta en octubre "porque sólo busca un pronunciamiento, sin valor jurídico, de los ciudadanos contra ETA y en favor de un acuerdo entre los partidos sobre el futuro marco político que, posteriormente, sí sería sometido a referéndum en 2010 en ausencia de violencia".

Según ha considerado, aunque se truncara la posibilidad de celebrar esa consulta porque no contara con el apoyo suficiente en el Parlamento, el PNV defendería agotar la legislatura, a pesar de que la hoja de ruta de Ibarretxe prevé en ese caso un adelanto electoral.

A su juicio, "hay un programa tripartito con leyes pendientes todavía" y si se diera esa situación, "el PNV querría analizar la situación con el lehendakari".

Sobre el acuerdo con el partido socialista que propuso José Luis Bilbao, Urkullu ha opinado que "no se refiriere a un pacto de gobierno", sino "más bien a una relación con el PSOE", en aras a alcanzar "un acuerdo global singular en el desarrollo del autogobierno".

Ha advertido de que "a partir de ahí, si el PSE quiere afrontar las elecciones autonómicas extrapolando las generales y haciendo 'las cuentas de la lechera', en vez de buscar acuerdos de Estado, pues podemos ir a un choque de locomotoras".

Además, ha alertado de las consecuencias políticas que puede tener el encarcelamiento de la alcaldesa de Arrasate y ha dicho que "no hay que mezclar las cuestiones éticas con las políticas" porque "pasar del 'todo es ETA', a la 'criminalización de todos los individuos con responsabilidad política', es un salto cualitativo que no ayuda a la convivencia".