Sábado, 3 de Mayo de 2008

Retos femeninos: más conciliación y ayudas económicas

En 2007, el autoempleo entre las españolas aumentó un 5,2%. Representan ya un tercio del colectivo y tienen más barreras que los hombres

AINHOA LARREA ·03/05/2008 - 20:53h

Paula tiene 32 años y es abogada. Aunque sus condiciones laborales son buenas hoy, en el futuro afrontará varios obstáculos extra por su condición de mujer y autónoma: igual que 1,1 millones de españolas más, soporta algunas dificultades añadidas respecto a los hombres; básicamente, en materia de conciliación y acceso a financiación para montar negocios por cuenta propia.

“El Estatuto del Autónomo y la Ley de Igualdad han dignificado el trabajo de las autónomas, las grandes olvidadas de la población activa”, apunta la coordinadora del Área de la Mujer de la organización sectorial ATA, Candelaria Carrera. Lo malo es que, a su juicio, queda mucho por recorrer. Si Paula decidiera ser madre ahora, por ejemplo, se le podría complicar bastante la vida. La ley consagró el derecho a la baja por maternidad de las trabajadoras por cuenta propia afiliadas al Régimen de Autónomos (RETA). Pero muchas, como Paula, sólo están dadas de alta en las mutualidades de sus asociaciones profesionales.

Con todo, a Paula no le resultaría fácil armonizar su nueva vida familiar y el trabajo. La secretaria general de la Unión de Asociaciones de Trabajadoras Autónomas y Emprendedoras (UATAE), María José Landaburu, dice que, hoy por hoy, “conciliar es renunciar”, aunque apunta que el sector estudia ya mejoras en el tema con la Secretaría de Estado de Seguridad Social. En la misma línea, la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos (Asnepa) está ultimando un proyecto orientado a las autónomas, que también contempla planes de sensibilización, capacitación, asesoramiento e implantación de buenas prácticas en ese terreno.

Financiación

Otro caballo de batalla de las mujeres es el respaldo económico del que carecen a la hora de montar un negocio. La presidenta de UATAE, Nuria Ayerra, lo explica así: “El mayor freno con el que se encuentra la autónoma es la dificultad para obtener financiación. Tal como recoge el Banco Mundial de la Mujer, el 85% de préstamos a este colectivo son denegados por falta de aval”. Las administraciones autonómicas conceden microcréditos a las emprendedoras, pero las organizaciones de autónomos los consideran “insuficientes”, y actualmente sólo una de cada cinco trabajadoras por cuenta propia utiliza las nuevas tecnologías, lo que obstaculiza una gestión más optimizada de su trabajo.

Ayudas fiscales

En el lado positivo destacan ayudas fiscales como la deducción del 25% en la cuota del RETA de la que pueden beneficiarse las mujeres de hasta
35 años que se hagan autónomas. Además, las madres que se reincorporan a la actividad por cuenta propia en los dos años siguientes al parto tienen derecho a una bonificación del 100% de la cuota por contingencias comunes correspondientes a la base mínima del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos durante un año.

En 2007, las españolas que decidieron incorporarse al mercado laboral como autónomas crecieron un 5,2%, un porcentaje que duplica el que experimentaron los hombres (2,6%). Y, según ATA, de las 105.044 nuevas altas de autónomos en 2007, 49.686 estuvieron protagonizadas por mujeres, lo que supone el 47,3% del total. Gracias a ello, las mujeres representan ya el 32,3% de los autónomos.

Noticias Relacionadas