Sábado, 3 de Mayo de 2008

La situación en Chaitén es impredecible tras la erupción dicen autoridades chilenas

EFE ·03/05/2008 - 12:20h

EFE - La ciudad de Chaitén, tras una lluvia de cenizas provocada por la erupción del volcán. Más de 1.200 personas han sido evacuadas desde los alrededores del volcán Chaitén, a más de 1.220 kilómetros al sur de Santiago, que entró en erupción la madrugada del viernes.

El ministro chileno del Interior, Edmundo Pérez Yoma, dijo hoy que la situación en la sureña localidad de Chaitén "es impredecible", e informó que la evacuación de los casi 4.000 habitantes del poblado, afectado por una erupción volcánica, concluyó "con éxito" este sábado.

En declaraciones a periodistas, Pérez Yoma destacó la "rápida evacuación" vía marítima y en menos de 24 horas de la mayoría de los habitantes de la localidad a 1.220 kilómetros al sur de Santiago, en la región de Aysén y que se ha convertido en "un pueblo fantasma".

"Hemos completado con bastante éxito la primera etapa de este problema, que era la evacuación de toda la población de Chaitén hacia las ciudades de Castro y de Puerto Montt", subrayó el ministro, quien llegó hoy a la región junto con su colega de Defensa, José Goñi.

También confirmó que entre 40 y 45 personas que se quedaron voluntariamente en Chaitén serán evacuadas cuando ellas lo estimen conveniente.

Esas personas que permanecen en la localidad -que está completamente cubierta por las cenizas que aún emanan del volcán, también denominado Chaitén- son en su mayoría hombres que optaron por cuidar sus casas, enseres y animales, mientras su familias fueron trasladadas a la ciudad de Puerto Montt, a 260 kilómetros al norte de la comuna, y a localidades de la Isla Grande de Chiloé.

"A futuro la situación está muy difícil y es muy poco predecible en este momento poder evaluar cuándo la gente va a poder volver, qué se va a hacer, cuánto tiempo va a durar este fenómeno y qué intensidad va a tener en los próximos días", recalcó Pérez Yoma.

"La etapa de la contingencia está superada muy exitosamente", indicó, y destacó que se trató de un trabajo conjunto de la ciudadanía, Fuerzas Armadas y empresas privadas navieras que han aportado sus embarcaciones.

Los ministros Pérez Yoma y Goñi junto con autoridades locales como el intendente (gobernador) de la región de Los Lagos, Sergio Galilea, se reunieron para coordinar las futuras tareas y pasos a seguir.

En tanto, el gobernador de la provincia de Palena precisó que en el poblado quedan alrededor de 300 personas, que son personal de refuerzo y de apoyo de las Fuerzas Armadas, Carabineros y la Cruz Roja.

Según la directora de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Carmen Fernández, en la zona se comenzaron a instalar sismógrafos para monitorear el volcán, y expertos vulcanólogos están en el área afectada para analizar la situación.

Este sábado unos diez sismos volvieron a sacudir a Chaitén, que, aunque moderados, causaron alarma en la comuna que se encuentra bajo estado de alerta roja desde que en la madrugada de ayer el volcán, de 960 metros de altitud, entrara en erupción.

El volcán, inactivo durante siglos y que se encuentra a diez kilómetros del poblado, expulsó cenizas que formaron una capa de hasta 40 centímetros en algunos puntos, que cubrió gran parte de la provincia y que llegaron incluso hasta territorio argentino.

La columna de humo y ceniza que emanó el viernes del volcán se elevó 30 kilómetros y fue visible en Puerto Montt, a 260 kilómetros al norte de Chaitén.

Ello obligó a suspender el suministro de agua potable y las autoridades han repartido agua en camiones aljibes.