Sábado, 3 de Mayo de 2008

Un párroco palmesano dará una misa en siete idiomas en solo 35 minutos

EFE ·03/05/2008 - 16:21h

EFE - La parroquia de Santa Eulalia de Palma estrenará este domingo una de las primeras misas políglotas de España, una celebración en la que, en tan sólo 35 minutos, el párroco Antonio Alzamora utilizará hasta siete lenguas diferentes, desde el mallorquín al latín, el alemán o el inglés, entre otras.

La parroquia de Santa Eulalia de Palma estrenará este domingo una de las primeras misas políglotas de España, una celebración en la que, en tan sólo 35 minutos, el párroco Antonio Alzamora utilizará hasta siete lenguas diferentes, desde el mallorquín al latín, el alemán o el inglés, entre otras.

En declaraciones a EFE, Antonio Alzamora ha comentado que la iniciativa nace para hacer una misa abierta, especialmente a los turistas, en la que "todos se sientan parte de esta comunidad" y en la que participen.

La celebración comenzará con un saludo en siete lenguas y el desarrollo de la misma será flexible y variable en función del origen mayoritario de los fieles que se congreguen en la parroquia. "Si vienen muchos alemanes, pues daré prioridad al alemán. Si son muchos ingleses, pues lo mismo", ha aclarado el párroco.

Alzamora ha adelantado que, además, los cánticos se alternarán en latín, alemán, italiano e inglés; que la parroquia contará con un nuevo organista y que se prevé que, en próximos días, se incorporen a la organización "guitarristas ingleses que ya han solicitado participar" en la eucaristía.

El deseo de Alzamora es que todo el mundo colabore en la celebración. Por ello, las lecturas que se realizarán durante la misa las llevarán a cabo los propios fieles, en su idioma de origen, de modo que el párroco no descarta introducir nuevas lenguas al proyecto, en función de las nacionalidades de sus parroquianos.

"Me encantaría que, si vienen rusos, pueda ofrecerles algunas palabras en ruso", ha comentado Alzamora, que se confiesa amante de los idiomas y con gran facilidad para los mismos, si bien manifiesta predilección por el inglés y el italiano. "Los demás los hablo más o menos, pero siempre me gusta aprender", ha añadido.

Este párroco palmesano, firme defensor del papel que la Iglesia tiene ante el turismo en una comunidad como Baleares, se ha mostrado dispuesto incluso a aprender árabe si sus parroquianos se lo demandan, ya que su reto es crear "una parroquia abierta a todos, sin ánimo de exclusión".

Esta iniciativa, que Alzamora denomina "misa internacional", ha sido el fruto de la experiencia de este párroco, tras 25 años de trabajo en el municipio mallorquín de Santa Ponça, donde el turismo es la fuente principal de ingresos y la que mueve a la localidad.

Su reto, según ha declarado, es trasladar sus experiencias a la capital balear y dar un servicio al turista, por lo que su parroquia ya se ha encargado de informar a toda la red hotelera de Palma, con el fin de que estos incluyan la iniciativa como parte de la oferta de actividades de la ciudad.

Como responsable de la delegación diocesana de Turismo en Baleares, Alzamora ha animado a todos los sacerdotes de zonas costeras y turísticas a poner en marcha iniciativas así. "No hace falta que sean expertos lingüistas, sino tener buena voluntad", ha comentado.

Alzamora ha reconocido que en Mallorca la experiencia en misas en otros idiomas lleva años funcionando "muy bien" y ha mencionado, como ejemplo, la parroquia de Can Picafort, que ofrece una misa sólo en alemán, o el de Santa Ponça y Palma Nova, donde hay una eucarística que se da solo en inglés.

"El objetivo es que todas las parroquias de Mallorca con carácter turístico puedan ofrecer este servicio", ha apuntado.