Sábado, 3 de Mayo de 2008

Presidentes centroeuropeos afirman que la ampliación de la UE no tiene alternativa

EFE ·03/05/2008 - 18:31h

EFE - El presidente de Alemania, Horst Kohler (dcha), habla con su homólogo macedonio, Branko Crvenkovski (izq), al término de la segunda jornada de la decimoquinta cumbre de presidentes de los países del centro y este de Europa que se celebra en Ohrid, Macedonia, hoy sábado 3 de mayo. Dieciocho jefes de estado se encontrarán durante esta reunión e intentarán formular nuevas ideas para mejorar la estabilidad y la prosperidad económica de los Balcanes y Europa. Por esta razón, los temas estrella de esta cumbre han sido el futuro de Europa, las perspectivas económicas y energéticas y los retos con las dimensiones históricas de la Unión Europea.

Los presidentes de los países centroeuropeos afirmaron hoy que la integración en la UE no tiene alternativa para los Estados de Europa Central y del Este candidatos y aspirantes a la adhesión.

Esta es la conclusión a la que llegaron los jefes de Estado de la zona en la XV Cumbre Centroeuropea, clausurada hoy en la localidad macedonia de Ohrid con la adopción de una declaración conjunta.

Los Estados aspirantes a entrar en la UE y aquellos que ya están aceptados como candidatos serán apoyados en el proceso de reformas que exige la Unión Europea, aseguró el anfitrión de la cumbre, el presidente macedonio, Branko Crvenkovski, en rueda de prensa.

Los dirigentes de dieciséis países participaron ayer y hoy en la reunión de Ohrid, ciudad suroccidental a orillas del lago del mismo nombre que figura en la lista del patrimonio universal de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El proceso de ampliación de la UE y sus efectos en las economías nacionales, y las perspectivas y retos energéticos en el centro, este y sur de Europa fueron los principales temas abordados durante el encuentro.

En la declaración conjunta, los participantes indicaron que el proceso de integración no se considerará completado hasta que toda la zona de los Balcanes esté plenamente integrada en la OTAN y la Unión Europea.

Crvenkovski precisó que los participantes coincidieron en que Macedonia ha cumplido los criterios para ingresar en la OTAN y resaltó que su país está dispuesto a un compromiso con Grecia en la disputa sobre su denominación, pero "no aceptará un dictado".

Grecia bloqueó hace un mes la invitación a Macedonia para su adhesión a la OTAN, debido al litigio sobre el nombre del país vecino, homónimo al de una provincia griega.

Por otro lado, Crvenkovski reconoció ante la prensa que hubo diferencias en las posturas manifestadas en la reunión respecto a Kosovo, territorio de mayoría albanesa que se autoproclamó independiente de Serbia en febrero pasado y que ha sido reconocido por casi 40 países, entre ellos EEUU y muchos miembros de la UE.

En la misma rueda de prensa, el presidente serbio, Boris Tadic, reiteró que su país nunca reconocerá la independencia de Kosovo, por lo que no podrá participar en estas cumbres, cuya próxima edición se celebrará precisamente en Serbia.

Los dirigentes presentes en Ohrid coincidieron en que la estabilidad del suministro energético y el desarrollo de infraestructuras de telecomunicaciones y de transporte son fundamentales para facilitar un mayor crecimiento económico de la región.

En la cumbre participaron los presidentes de Albania, Alemania, Austria, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Macedonia, Moldavia, Montenegro, Polonia y Serbia.

El presidente de Turquía, Abdullah Gül, fue el invitado especial en esta reunión, a la que no pudieron asistir los jefes de Estado de Italia, Rumanía y Ucrania por compromisos inaplazables en sus respectivos países.