Sábado, 3 de Mayo de 2008

ANP trata reforzar la seguridad en Jenín con un despliegue de 500 agentes

EFE ·03/05/2008 - 18:24h

EFE - Agentes de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se dirigen en vehículos militares hacia la ciudad cisjordana de Jenín, hoy sábado 3 de mayo, para tomar posiciones según un plan del presidente, Mahmud Abás, para reforzar la seguridad en Cisjordania. Los mandos de distintos organismos de seguridad palestinos, así como dirigentes del movimiento nacionalista Al-Fatah, que lidera Abás, y gente de a pie, se concentraron a la entrada de la ciudad de Jenín para dar la bienvenida a los nuevos oficiales uniformados.

Unos 500 agentes de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) tomaron hoy posiciones en Jenín, según un plan del presidente, Mahmud Abás, para reforzar la seguridad en Cisjordania y que coincide con la llegada esta noche de la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Los mandos de distintos organismos de seguridad palestinos, así como dirigentes del movimiento nacionalista Al-Fatah, que lidera Abás, y gente de a pie, se concentraron a la entrada de la ciudad de Jenín para dar la bienvenida a los nuevos oficiales uniformados.

Las fuerzas marcharon hacia el cuartel general de la Seguridad Nacional Palestina y posteriormente comenzaron a tomar posiciones y a patrullar la ciudad y sus alrededores, donde residen 50.000 personas.

El despliegue de los nuevos efectivos forma parte de un plan del Gobierno de la ANP, encabezado por Salam Fayad, y en virtud de un acuerdo de seguridad con Israel.

Los efectivos toman posiciones en una de las ciudades más conflictivas de Cisjordania, donde las milicias armadas han controlado la ciudad, algunos de cuyos cabecillas se han avenido a un acuerdo de amnistía con Israel para dejar la lucha armada.

El presidente palestino trata de restablecer el imperio de la ley y el orden en Cisjordania de forma gradual, y así recientemente centenares de fuerzas leales a la ANP fueron desplegadas en las ciudades de Naplusa y Tulkarem.

No obstante, el Ejército israelí ha continuado llevando a cabo incursiones y redadas, por lo que se teme que en Jenín se repita la misma situación.

Las fuerzas de seguridad palestinas, que quedaron devastadas tras el inicio de la Segunda Intifada en septiembre de 2000, especialmente durante la Operación militar israelí Muro de Defensa en Cisjordania en la primavera de 2002, se quejan de que Israel no les permite desempeñar su labor.

Pero el comandante de la Seguridad Nacional Palestina en el norte de Cisjordania, Diab Al-Ali, dijo que la ANP "está preparada para superar cualquier obstáculo a fin de garantizar la seguridad a nuestro pueblo y poder alcanzar la libertad e independencia".

El brigadier Suelimán Amran, a cargo de la nueva fuerza, precisó que de los 500 efectivos destacados en Jenín, 300 forman parte de la seguridad de Abás, 100 son miembros de una unidad especial de la Policía y los 100 restantes de la seguridad nacional.

El mando agregó que su despliegue impedirá que "gente problemática y delincuentes vuelva a Jenín".

Los agentes fueron seleccionados de un total de 11.000 aspirantes, que recibieron entrenamiento en Jordania, en un proyecto financiado por EEUU.

Su misión se centrará en la ciudad de Jenín, así como en el campo de refugiados homónimo y la población de Kebatia, constante foco de conflictos entre clanes familiares y donde milicias como el brazo armado de la Yihad Islámica gozan de gran predicamento.

La ANP está obligada a mitigar las actividades de las milicias y facciones armadas palestinas según la "Hoja de Ruta", el plan de paz elaborado por el denominado "Cuarteto para Oriente Próximo", cuyos representantes se reunieron ayer en Londres.

Esta nueva medida se produce poco antes de que la Secretaria de Estado estadounidense llegue esta noche a la zona para tratar de dar un nuevo impulso al proceso de paz entre israelíes y palestinos, que desde su inicio en diciembre pasado, no ha mostrado signos visibles de progreso.

Rice llega hoy a Israel y mañana visitará Cisjordania, donde tienen previsto entrevistarse con el presidente Abás, reveló hoy a la emisora "Voz de Palestina", su asesor Saeb Erekat.

Para los palestinos, la expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este es una de las medidas que más frustran el diálogo político.

Erekat afirmó hoy que este mismo año puede alcanzarse un acuerdo de paz entre las partes "si Israel responde a los llamamientos internacionales para cesar los asentamientos", en alusión al llamamiento que hizo en ese sentido el Cuarteto.