Sábado, 3 de Mayo de 2008

Zapatero defiende el patriotismo español como "un principio de solidaridad"

EFE ·03/05/2008 - 09:17h

EFE - Los Reyes de España, acompañados por el Príncipe de Asturias durante los actos conmemorativos del bicentenario de la revuelta popular de Madrid contra las tropas francesas el Dos de Mayo de 1808 que presidieron en la localidad madrileña de Móstoles.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó hoy los avances hacia la modernidad que ha dado España en los últimos doscientos años pese a los "periodos oscuros" que ha vivido y ha defendido el patriotismo de los españoles como "un principio de solidaridad".

Zapatero se expresó así en el acto presidido por la Familia Real y organizado por el ayuntamiento del municipio madrileño de Móstoles con motivo del bicentenario del bando firmado por los dos alcaldes que en 1808 tenía esta localidad y en el que llamaron a sublevarse contra los franceses.

El jefe del Ejecutivo elogió la actitud que tuvieron los alcaldes de Móstoles ante los sucesos que el 2 de mayo de aquel año estaban acaeciendo en Madrid y consideró su bando como un hito capital en la Guerra de la Independencia.

Zapatero subrayó que los dos siglos que han pasado desde entonces, España los ha recorrido "con esfuerzo y no sin dificultades, con momentos fulgurantes y periodos oscuros".

"Dos siglos al cabo de los cuales, de la mano de la Corona, han prevalecido los mejores propósitos de quienes nos precedieron, la realidad de una Constitución estable que ordena y protege nuestra convivencia, una idea moderna de España concebida como una sociedad de ciudadanos libres e iguales", añadió.

Tras expresar su satisfacción por ello, subrayó que, doscientos años después, España es un país moderno y de vanguardia en muchos campos, sabe de dónde viene y cuál quiere que sea su futuro.

A su juicio, el patriotismo de ahora "no es retórica que calle a la razón, sino que es el afecto a quienes nos rodean, el respeto a quienes nos precedieron y el compromiso con quienes vendrán".

"Es el aprecio de nuestra convivencia y la satisfacción de compartir propósitos. Nuestro patriotismo -prosiguió- es un principio de solidaridad".

Zapatero recordó que España tiene ahora como aliadas a naciones como Francia, con la que hace doscientos años estaba enfrentada, y señaló que los españoles han plantado cara "a muchos demonios seculares como la intolerancia, la desconfianza en el progreso o la negación del diferente".

"Y casi les hemos vencido", prosiguió antes de reiterar su homenaje a los alcaldes de Móstoles que firmaron el bando en 1808 e invitar a aproximarse más a la historia.

A ello consideró que puede contribuir, además de la celebración de este bicentenario, la de los próximos sobre los movimientos de independencia de las repúblicas americanas y sobre la Constitución de Cádiz de 1812.