Viernes, 2 de Mayo de 2008

Nadal sigue imparable en el Godó y ya es el mejor del año tras vencer a Chela

EFE ·02/05/2008 - 17:10h

EFE - El tenista español Rafael Nadal celebra su victoria por 6-4 y 6-2 en su partido frente al argentino Juan Ignacio Chela, correspondiente a los cuartos de final del Torneo Conde de Godó, hoy en Barcelona.

Lleva 101 victorias en los últimos 102 partidos disputados en tierra, la última vez que perdió un set en Barcelona fue ante el finés Jarkko Nieminen, hace ahora dos años, y su triunfo de hoy en los cuartos de final ante el argentino Juan Ignacio Chela (6-4 y 6-2) lo convierten, junto al serbio Novak Djokovic, en el mejor tenista del año.

Rafa Nadal sigue batiendo récords en el Godó, torneo que ha ganado las tres últimas temporadas y que va camino de llevarse también en 2008. El mallorquín ya está a un paso de su cuarta final consecutiva, y a dos de dejar atrás a Emerson, Orantes y Wilander, los únicos que han logrado la triple corona en la capital catalana.

Y lo peor es que todo lo hace sin inmutarse, como ocurrió hoy cuando Chela se puso 4-2 en el primer set en uno de los mejores partidos que se le recuerda. La reacción de Rafa fue encadenar seis juegos consecutivos para finiquitar la primera manga y ponerse con todo de cara en la segunda.

Su rival en semifinales saldrá del último partido de cuartos de la jornada, que disputarán el español Nicolás Almagro, décimo cabeza de serie y 22 en el ránking de la ATP, y la revelación del torneo, el alemán Denis Gremelmayr, cuyo principal logro este año ha sido perder en las semifinales de Estoril ante Roger Federer.

El murciano nunca ha ganado al número dos del mundo (perdió con él en Palermo 2004 y en Barcelona 2006). Gremelmayr todavía no sabe el suplicio que supone enfrentarse a él.

Por el otro lado del cuadro, el segundo favorito para adjudicarse el torneo, el español David Ferrer, eliminó a su compatriota Tommy Robredo, en un partido muy intenso que pudo caer de cualquier lado, pese a que se resolvió en dos sets (7-6 y 6-4).

El alicantino y el catalán libraron una batalla de especialistas sobre arcilla y regalaron al público de la central un tenis de altura en el que la victoria de Ferrer, se decidió por "unas cuantas bolas" que cayeron de su lado en los momentos clave del choque, como apuntó el propio Robredo al final.

Este resultado deja al torneo sin el campeón de 2004 y el finalista en 2006, pero mantiene al número cinco del ránking ATP, al semifinalista del año pasado -cayó precisamente ante Nadal- y a uno de los mejores jugadores del mundo sobre el polvo de ladrillo.

Ferrer se enfrentará en la segunda semifinal de mañana al sueco Stanislas Wawrinka, un jugador atípico que se defiende muy bien en los torneos de tierra y que en su país vive a la sombra de Federer, el ídolo local y, aún hoy, el mejor tenista del planeta.

Wawrinka, decimocuarto cabeza de serie y 27 en la clasificación mundial, se deshizo en cuartos del español Albert Montañés (6-3, 6-7 y 6-4), quien mantuvo en la pista al helvético durante dos horas y 46 minutos, después de llevar el partido a un tercer set al ganar el 'tie-break' del segundo y remontar un 4-1 en la manga definitiva.

El jugador de Lausana no es un desconocido para el público barcelonés, que en sus tres anteriores visitas al Godó ya lo ha visto disputar una semifinal (la que perdió ante Robredo en 2006) y también unos cuartos (en 2005 ante Stepanek).