Viernes, 2 de Mayo de 2008

El líder opositor gana las elecciones pero deberá concurrir a una segunda vuelta

EFE ·02/05/2008 - 18:13h

EFE - El líder del principal partido de la oposición en Zimbabue, Morgan Tsvangirai, ganó las elecciones presidenciales celebradas en el país el 29 de marzo pasado pero no obtuvo una mayoría de más del 50 por ciento de los votos y deberá concurrir a una segunda vuelta.

El líder de la oposición en Zimbabue, Morgan Tsvangirai, derrotó al presidente del país, Robert Mugabe, en las elecciones presidenciales celebradas el 29 de marzo pasado, pero no obtuvo una mayoría de más del 50 por ciento de los votos y deberá concurrir a una segunda vuelta.

"Tsvangirai obtuvo el 47,9 por ciento de los votos contra 43,2 por ciento del presidente Mugabe", dijo a los periodistas en Harare el jefe operativo de la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC), Lovemore Sekeramayi.

Sin embargo, estos resultados han sido rechazados por el líder opositor Tsvangirai, quien asegura haber ganado las elecciones "de entrada" con un 50,3 por ciento de los votos.

Según Sekeramayi, "dado que ningún candidato ha obtenido la mayoría absoluta de los votos emitidos, será necesaria una segunda votación en una fecha que será anunciada próximamente por la Comisión Electoral".

De acuerdo con las leyes electorales de Zimbabue la segunda ronda de unas elecciones presidenciales debe ser celebrada 21 días después de haberse anunciado los resultados de la primera votación.

El portavoz de la ZEC añadió que el antiguo ministro de Finanzas zimbabuense Simba Makoni, quien se presentó en la primera vuelta como candidato independiente y cuyo apoyo podría ser decisivo para uno u otro de los contendientes en la segunda, obtuvo un 8,3 por cientos de los votos.

El resultado de las elecciones fue divulgado un día después de que la Comisión Electoral y representantes de los partidos políticos participantes en los comicios comenzaran en Harare un proceso de verificación del escrutinio.

La idea era que durante ese proceso los candidatos presidenciales o sus agentes compararán sus propios cómputos, anotados en los casi 9.000 centros de votación el 29 de marzo, con los datos compilados por las autoridades electorales y que sólo si había acuerdo en las cifras, la Comisión divulgaría los resultados.

A pesar del anuncio de la ZEC, el partido de Tsvangirai, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), insiste en que su candidato ganó la primera vuelta con un 50,3 por ciento de los votos y afirma que la verificación del escrutinio no fue hecha correctamente.

"Esto (la verificación) es un escándalo, un 'robo a mano armada', no lo podemos creer. Ganamos las elecciones de entrada y ahora nos dan unas cifras manipuladas para favorecer a Mugabe", dijo el portavoz del MDC, Nelson Chamisa, quien añadió que el partido anunciará los pasos a seguir tras una reunión de su comité ejecutivo.

Poco antes de que la Comisión anunciara los resultados, el MDC adelantó que el proceso no estaba terminado, que no estaba de acuerdo con los cómputos en algunas circunscripciones y que quería terminar la verificación.

"Parece que la Comisión ahora tiene prisa en anunciar los resultados. Pero los rechazaremos porque no hemos terminado el proceso de verificación", dijo entonces a los periodistas el representante electoral del partido opositor, Chris Mbanga.

"Hay unas diferencias muy grandes en algunas circunscripciones y queremos verificarlas...nos llevó treinta días llegar a este proceso ¿por qué ahora esta urgencia?" de divulgar los resultados en 24 horas, puntualizó el representante del MDC.

Tsvangirai, que tras las elecciones salió de Zimbabue por razones de seguridad personal y buscando el respaldo de la comunidad internacional para presionar a Mugabe a aceptar su derrota, reiteró ayer desde Johannesburgo que no concurrirá a una segunda vuelta porque obtuvo la mayoría en la primera ronda.

En una entrevista con el canal francés de noticias France 24, Tsvangirai subrayó que, además, la gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU-PF) ha lanzado una campaña de ataques e intimidación contra los seguidores del MDC, lo que haría imposible una votación libre y justa en una segunda vuelta.

El partido opositor ha ganado las elecciones parlamentarias celebradas el mismo día que las presidenciales y la ZANU-PF ha quedado en minoría en la Asamblea Nacional por primera vez en 28 años.