Viernes, 2 de Mayo de 2008

Una misa y vigilia para recordar el primer aniversario de la desaparición

EFE ·02/05/2008 - 15:23h

EFE - El matrimonio británico Gerry (izqda) y Kate McCann, cuya hija, Madeleine, desapareció en mayo de 2007 en Portugal.

El primer aniversario de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann se conmemorará mañana con una misa y una vigilia en la localidad portuguesa de Praia da Luz, mientras la investigación para hallar su paradero no ofrece avances.

La iglesia de La Luz, a la que acudían diariamente Gerry y Kate McCann tras la desaparición de su hija mientras permanecieron en Portugal, acogerá una ceremonia común entre católicos y anglicanos a la que está previsto que acuda el tío de Madeleine.

Los padres de la niña optaron por no regresar a Portugal para estas celebraciones religiosas y prefirieron quedarse en Inglaterra y conceder numerosas entrevistas para relanzar la campaña mediática para encontrar a su hija.

En declaraciones a diversos medios portugueses, la madre de Madeleine se mostró convencida de que su hija sigue viva y recordó que hay menores que son encontradas años después de haber desaparecido.

Kate McCann aseguró que fue muy duro ser considerados sospechosos por parte de la policía portuguesa y explicó que fue "devastador" la forma como la gente comenzó a mirarles.

El progenitor aseguró que no existe "ningún indicio" de que alguna persona haya hecho daño a su hija y que tienen "fuertes motivos" para creer que está viva.

En un especial sobre este caso en la cadena de televisión SIC, el abogado luso del matrimonio McCann, Rogerio Alves, dijo que los padres confían en que la policía portuguesa resolverá este caso, a pesar de que ya pasó un año sin que se hayan registrado grandes avances en la investigación y se los considere sospechosos.

Alves dijo que sus clientes "no tienen miedo de nada" y están dispuestos a participar en la reconstrucción de los hechos que prepara la policía portuguesa para conocer mejor lo sucedido la noche del 3 de mayo de 2007, cuando la niña desapareció mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano.

Las calles que rodean el Ocean Club, recinto hotelero en el que se alojaban los McCann cuando desapareció la menor, comienzan a registrar el ajetreo que provocan las decenas de periodistas que han viajado hasta el sur de Portugal para informar sobre este primer aniversario de la desaparición.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad