Viernes, 2 de Mayo de 2008

El primer ministro israelí interrogado durante 90 minutos por un delito de corrupción

EFE ·02/05/2008 - 11:56h

EFE - El primer ministro israelí, Ehud Olmert.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, fue interrogado esta mañana durante 90 minutos por detectives de la Unidad Nacional de Fraude de la Policía, en relación con un supuesto caso de corrupción del que no han trascendido detalles.

La radio pública israelí informó de que la que fuera directora de la oficina de Olmert, Shula Zakén, también es investigada en relación al mismo caso, aunque no precisó las circunstancias.

Olmert ha sido interrogado por la Policía en varias ocasiones en el pasado, en relación con al menos tres casos de corrupción, aunque nunca ha sido llevado ante la justicia.

En un comunicado, la Oficina de Olmert manifestaba poco antes que el Primer Ministro "cooperaría plenamente" con la Policía, y que "está convencido de que se descubrirá la verdad en la investigación policial y las sospechas contra él se disiparán".

La Policía recibió el miércoles el visto bueno para someter al primer ministro a interrogatorio a petición del Asesor Jurídico del Gobierno, Menajem Mazuz, agregaron los medios locales.

El portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, rehusó dar detalles acerca de la investigación policial.

Sin embargo, la edición electrónica del diario "Yediot Aharonot" menciona que Olmert ha sido interrogado en esta ocasión bajo sospechas de cohecho, por supuestamente recibir cantidades de dinero de un empresario americano residente en Israel, y que según el medio está cooperando con la investigación.

El rotativo agrega que las cantidades recibidas suman una pequeña fortuna y que los pagos, en efectivo, se produjeron en varias ocasiones tanto en Israel como en el extranjero.

Olmert fue interrogado por la Policía en octubre pasado, después de que la Fiscalía General ordenara una investigación criminal bajo sospechas de que actuó de forma inapropiada cuando se desempeñaba como ministro de Industria y Comercio.

También es sospechoso de haber cometido varios delitos de corrupción, entre ellos de abuso de poder y cohecho en la privatización de uno de los grandes bancos de Israel -caso que quedó cerrado-, o de presuntas irregularidades en beneficio de activistas y miembros del Comité Central del partido derechista Likud.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad