Viernes, 2 de Mayo de 2008

Josef Fritzl corre el riesgo de ser linchado por otros presos

EFE ·02/05/2008 - 13:24h

EFE - Vista del exterior del hospital en el que Elisabeth Fritz se encuentra hospitalizada junto con cinco de sus seis hijos en Amstetten, Austria el 1 mayo.

Josef Fritzl, el hombre que encerró en un sótano durante 24 años a su hija Elisabeth y la violó sistemáticamente, ha sido aislado en el Centro Penitenciario de Sankt Pölten ante el riesgo de que otros presos lo linchen.

Así lo explicó Günter Mörwald, director de esa cárcel, donde Fritzl, de 73 años se encuentra en prisión preventiva, en una entrevista al diario gratuito austríaco "Heute".

Y recordó que en Austria, al igual que en muchos otros países, entre los presos de las cárceles rigen códigos propios, que establecen jerarquías para los delincuentes y criminales.

Así, los asesinos y violadores de menores son vistos como lo peor en uno de los más afianzados códigos de honor, por lo que los detenidos por delitos sexuales contra menores suelen sufrir ataques extremos, que van hasta el linchamiento, por parte de otros presos.

Incluso el aislamiento no siempre consigue proteger a los pederastas de esos ataques, aseguró por su parte al rotativo un hombre de 63 años (Robert E.), quien cumplió en Austria una pena de prisión de tres años por robo de un banco.

"Cuando uno está en la lista negra, siempre hay un camino de llegar a él. Durante el paseo en el patio, cuando se ducha, o durante la comida que suele ser preparada y servida por otros presos", señaló.

Mientras, la Fiscalía de Sankt Pölten y los investigadores de la Oficina contra el Delito de Baja Austria continuaban hoy sus intensas pesquisas en el zulo subterráneo y la vivienda de la familia Fritzl en la localidad austríaca de Amstetten, a 130 kilómetros de Viena.

A diferencia del código de los presos, para quienes la violación de menores es uno de los delitos más graves, la ley en Austria prevé penas relativamente moderadas en estos casos.

Y es que si no hay suficientes pruebas para condenar a Fritzl a cadena perpetua por "homicidio por denegación de auxilio", por la muerte de uno de los bebés nacidos en cautiverio como fruto del incesto con su hija Elisabeth, la pena de cárcel de Fritzl sería sólo de 15 años.

Teóricamente podría incluso conseguir salir de la cárcel bajo libertad condicional tras 7 años y medio.