Viernes, 2 de Mayo de 2008

Los laboristas sufren su peor derrota en 40 años

Michael Holden y Paul Majendie / Reuters ·02/05/2008 - 11:35h

Daniel Hambury / EFE - El candidato conversador a la alcaldía de Londres, Boris Johnson y su esposa María, llegan a un colegio electoral de Londres, Reino Unido, hoy, viernes 01 de mayo.

El Partido Laborista ha sufrido su peor derrota en unas elecciones municipales en 40 años, un duro revés para el primer ministro Gordon Brown en su primera prueba en las urnas desde que asumió el poder de manos de Tony Blair.

Golpeado por la situación económica mundial y exasperado por las diferencias intestinas en el partido, tiene por delante un camino difícil frente al resurgir conservador de cara a las elecciones parlamentarias previstas para 2010.

"Si la crisis económica continúa hasta 2010, Brown se va a pique", según el analista de MORI  Robert Worcester.

"Si la crisis económica continúa hasta 2010, Brown se va a pique"

Con dos tercios de los votos escrutados en Inglaterra y Gales, la BBC predice que los conservadores obtendrán el 44% y los laboristas un humillante 24%, un punto por detrás de los liberales demócratas.

Los resultados son un duro veredicto para el primer año de Brown en el poder, y el pobre resultado podría cuestionar su liderazgo, según los analistas.

Pero los ministros del Gobierno opinan que las elecciones reflejaban la depresión económica causada por la crisis crediticia mundial y que Brown remontará hasta ganar las próximas elecciones generales.

La segunda de los laboristas, Harriet Harman, dijo: "Son resultados decepcionantes y reconocemos el difícil contexto económico, la gente está notando los apuros". Y, citando el nuevo mantra del partido, añadió: "Estamos decididos a escuchar".

Los conservadores mantenían un ánimo boyante tras una década de reveses políticos. "Los asuntos de Estado se dirigen contra las rocas", dijo el portavoz gubernamental conservador Eric Pickles.

Nick Clegg, nuevo líder de los liberal-demócratas que podrían tener el equilibrio de poder si las próximas elecciones dan un resultado ajustado, dijo: "Es la segunda vez en nuestra historia del período de posguerra que superamos a los laboristas en porcentaje de votos".

Unos 4.000 escaños en 160 municipios de toda Inglaterra y Glaes estaban en juego en las elecciones del jueves.

Un resultado nefasto 

Los periódicos coinciden en que Brown ha sido castigado por los votantes por su decisión de abolir la banda fiscal para los ingresos más bajos. La reforma se produjo tras una revuelta en el partido.

"Brown es golpeado en las elecciones locales", titula el Daily Telegraph. The Guardian señaló que había sido "maltratado". The Times informó de que los laboristas sufrieron su "peor revés en 40 años".

El ex ministro de Economía había disfrutado de una breve luna de miel con los votantes tras sustituir a Blair en junio pasado, pero los medios y la oposición le acusaron de vacilar sobre una convocatoria anticipada de elecciones en octubre y también ha sido atacado por los motines de su partido, las dificultades económicas y el descontento empresarial.

La atención se vuelve ahora hacia Londres, donde dos disidentes luchan por el puesto de alcalde en las elecciones más disputadas desde que se creó la oficina hace ocho años.

La victoria del conservador Boris Johnson sería un impulso importante para el líder del partido, David Cameron, mientras que un triunfo del alcalde en funciones, Ken Livingstone, sería un alivio para Brown.


Noticias Relacionadas