Viernes, 2 de Mayo de 2008

Bush pide 770 millones de dólares para contrarretstar el alto precio de los alimentos

EFE ·02/05/2008 - 11:13h

EFE - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, durante el discurso que pronunció el 1 de mayo de 2008, en la Casa Blanca, en Washington DC (EEUU), en el que pidió al Congreso aprobar un presupuesto adicional para ayuda alimenticia.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pidió el jueves al Congreso 770 millones de dólares en ayuda alimentaria para tratar de paliar la crisis creada por los altos precios de la comida en amplias zonas del mundo.

En una declaración por sorpresa en la Casa Blanca, Bush afirmó: "Estamos trabajando para garantizar que los ciudadanos más pobres reciban la comida que necesitan".

"En algunos de los países más pobres del mundo, el alza de los precios puede significar la diferencia entre comer cada día o irse a la cama con el estómago vacío", afirmó el presidente.

La mayor parte del dinero, incluido en un proyecto de ley que también pide 70.000 millones de dólares para la guerra en Irak, se destinará a hacer frente a necesidades inmediatas, según la Casa Blanca.

En total, 620 millones de dólares se destinarán a ayuda de emergencia, precisó el subdirector de la Oficina de Presupuestos de la Casa Blanca, Steve McMillin.

Otros 150 millones se emplearán en objetivos a más largo plazo, como el ayudar a los agricultores en países en desarrollo a aumentar la producción y distribuir sus productos más rápidamente al mercado.

"Para romper el ciclo del hambre es importante desarrollar la agricultura"

 

Según Bush, "para romper el ciclo del hambre es importante desarrollar la agricultura".

Las drásticas subidas del precio de los alimentos en todo el mundo, que ya han comenzado a considerarse como la primera gran crisis alimenticia desde la II Guerra Mundial, han provocado disturbios en varios países.

En parte, los analistas achacan la subida a la promoción de los biocombustibles, apoyada por la Casa Blanca, como sustituto del petróleo.

Bush ha defendido este apoyo y asegura que la subida de los alimentos puede atribuirse tan sólo en un 15 por ciento a los biocombustibles, pero también indica que es partidario de que la investigación se centre en el uso de vegetales no comestibles para la producción de energía.

La ayuda anunciada el jueves por Bush se añade a las 250.000 toneladas de trigo, por valor de 200 millones de dólares, en ayuda de emergencia anunciada el mes pasado por el Gobierno de EE.UU.

Ello representa "sólo el comienzo" de la ayuda estadounidense, prometió el presidente, que aseguró que se destinarán otros 5.000 millones entre este año y 2009 en ayuda alimentaria y de otro tipo.

Estados Unidos es el mayor proveedor de ayuda alimentaria en el mundo, y el año pasado entregó más de 2.100 millones de dólares a 78 países en vías de desarrollo.