Jueves, 1 de Mayo de 2008

Millones de personas votaron en Inglaterra y Gales y a la alcaldía de Londres

EFE ·01/05/2008 - 23:44h

EFE - El candidato conversador a la alcaldía de Londres, Boris Johnson (d) y su esposa María, arriban a un colegio electoral de Londres, Reino Unido, hoy, viernes 01 de mayo. El primer ministro británico, Gordon Brown, se enfrenta a la primera prueba electoral desde que asumió el poder el pasado junio en las elecciones locales que se desarrollan en gran parte del Reino Unido y Gales.

Millones de personas votaron hoy en las elecciones municipales en Inglaterra y Gales y a la alcaldía de Londres, en lo que es el primer test electoral para el jefe de Gobierno, el laborista Gordon Brown.

Unos 20 millones de personas tienen derecho a voto en esos territorios del Reino Unido, de las cuales 5,5 millones están llamadas a las urnas en la capital.

En total, están en juego 4.102 puestos de concejales en 159 municipios de Inglaterra y Gales.

Los colegios electorales abrieron hoy a las 06.00 GMT y cerrarán a las 21.00 GMT, cuando empezará el recuento en algunos municipios, aunque la mayoría no lo hará hasta el viernes.

Los resultados de las elecciones a algunos Ayuntamientos de Inglaterra y todos los de Gales, que darán la medida del estado de la política nacional -y sobre todo del partido en el poder-, no se sabrán hasta mañana por la tarde.

El ganador de la alcaldía de Londres, el trofeo más codiciado de estos comicios, no se conocerá hasta alrededor de las 19:30 GMT del viernes, según la Comisión Electoral.

Dos candidatos de peso optan al Ayuntamiento capitalino, el laborista Ken Livingstone, que se presenta a su tercera elección, y el conservador Boris Johnson, un ex periodista con poca experiencia política que ha cautivado a la clase media.

Por primera vez desde el 2000, cuando Livingstone ganó la alcaldía como independiente, estos comicios municipales se presentan verdaderamente reñidos, con la mayoría de los sondeos apuntando a un empate entre el laborista y el "tory".

Tanto las elecciones en Londres como en el resto del territorio son el primer test electoral que afronta el primer ministro, Gordon Brown, que fue designado líder del Partido Laborista el pasado junio en sustitución de Tony Blair sin que mediara una elección.

Desgastado por las críticas a su gestión de la quiebra del banco Northern Rock y por retirar los beneficios fiscales de las personas con menos ingresos, es posible que estos comicios sean también su primer batacazo en las urnas.

Según las últimas encuestas sobre intención de voto, los laboristas se sitúan bastante por detrás de los conservadores, primeros de la oposición, con una diferencia de hasta dieciocho puntos.

No es así en Londres, donde la pugna por la alcaldía se centra más en las personalidades y proyectos de los dos principales aspirantes, con dos visiones distintas de la ciudad.

Aunque el resultado en Londres no anticipe necesariamente el de las próximas legislativas, que se celebrarán dentro de uno o dos años, sin duda será un inyección de moral para el partido ganador, de la que podrá sacar rédito político.

Además del alcalde, los londinenses eligen a los 25 miembros de la Asamblea municipal, el órgano que supervisa la actuación del primer edil y que, al igual que esta figura, fue restituido en el 2000 tras haber sido abolida la institución predecesora.

Las competencias del máximo responsable municipal son amplias, aunque pocas son de tipo fiscal o impositivo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad