Jueves, 1 de Mayo de 2008

Taguas depende de la Oficina de Conflictos e Intereses para estar al frente de Seopan

El ex director de la Oficina Económica de Moncloa deberá proporcionar a la Oficina la lista de actividades y funciones que desempeñará en el nuevo cargo y la patronal, por su parte, también deberá justificarlo

PÚBLICO.ES ·01/05/2008 - 20:44h

Foto de archivo de Taguas. EFE

Los gigantes de la construcción que cotizan en bolsa (ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, Sacyr y OHL) desvelaron este miércoles por fin quién será su voz ante el mundo político y económico a través de su patronal, Seopan. David Taguas, ex director de la Oficina Económica de Moncloa, fue elegido ayer presidente de Seopan por unanimidad de la junta directiva, aunque la confirmación deberá esperar a lo que decida la Oficina de Conflictos e Intereses.

El sillón estaba vacío desde que el pasado 16 de septiembre murió Enrique Aldama, dirigente histórico del sector, vicepresidente de CEOE y padre de las normas de buen gobierno para empresas cotizadas. Hasta ahora era Julián Núñez, vicepresidente de la patronal y buen conocedor del sector, quien llevaba las riendas.

Seopan tenía claro que iba a dejar pasar las elecciones generales antes de nombrar un sucesor, como han explicado diversas fuentes empresariales. En cualquier caso, se sabía ya que el elegido iba a tener un fuerte perfil institucional y buenos contactos con la Administración, muy necesarios ahora que las constructoras piden más obra pública para amortiguar el impacto del parón inmobiliario en el empleo.

Pendiente de una decisión

Taguas llegó a la Oficina Económica en diciembre de 2006 para sustituir a Miguel Sebastián, actual ministro de Industria, entonces nombrado candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid. Doctor en Económicas por la Universidad de Navarra, fue subdirector del Servicio de Estudios de BBVA de 1997 a 2006 y anteriormente subdirector general adjunto del banco.

No obstante, la designación oficial de David Taguas como presidente de la patronal de las grandes constructoras, Seopan, está pendiente de lo que dictamine la Oficina de Conflictos de Intereses del Ministerio de Administraciones Públicas. Este órgano, creado por la nueva Ley de Incompatibilidades aprobada en 2006, tiene un mes para resolver el expediente.

Taguas tendrá que explicar la lista de actividades y funciones que desempeñará en el nuevo cargo y la patronal, por su parte, también deberá justificarlo. Lo usual es que los altos cargos hagan una consulta previa antes de aceptar puestos en el sector privado para saber si es legal.

La nueva norma, como ya hacía la ley de 1995, establece que, en los dos años siguientes a su cese, los altos cargos "no podrán desempeñar sus servicios en empresas o sociedades privadas" cuando "hubieran dictado resoluciones en relación con dichas empresas o sociedades". Pero es más exigente porque añade otra limitación cuando los altos cargos "hubieran intervenido en sesiones de órganos colegiados en las que se hubiera adoptado algún acuerdo o resolución en relación" con las empresas o sociedades que les contratan. Esto puede plantear dudas porque Taguas ha asistido a la Comisión Delegada de Asuntos Económicos del Gobierno.

De momento, los cargos de peso que han decidido pasar al sector privado no han encontrado trabas por la Ley de Incompatibilidades. Un caso similar al de Taguas, pero anterior al cambio de la ley, fue la designación de Pilar González de Frutos como presidenta de la patronal de las aseguradoras, Unespa, en 2003, tras cesar como directora general de Seguros.

Antecedentes

 Pilar González de Frutos 

Su designación como presidenta de la patronal del seguro, Unespa, ocho meses después de dejar la Dirección General de Seguros en 2002, encendió la polémica. Justificó que nunca había firmado expedientes relacionados con Unespa, si bien sus decisiones afectaban a las empresas de la patronal.

 

Gloria Hernández

Las críticas arreciaron días después del nombramiento de González de Frutos, en julio de 2003, con el fichaje por el Banco Pastor de Gloria Hernández, ex directora general del Tesoro, además de consejera del Banco de España (supervisor de la banca) y de la CNMV. No hubo impedimentos.

 Alfredo Timermans

El ex secretario de Estado de Comunicación de José María Aznar fichó en 2005 por Telefónica. Fue el único caso donde se abrió expediente informativo, aunque el Gobierno de Zapatero lo archivó cuando la compañía garantizó que trabajaría en una filial que no opera en España.