Jueves, 1 de Mayo de 2008

Rivette recupera a Jeanne Balibar y a Balzac en "La duquesa de Langeais"

EFE ·01/05/2008 - 16:55h

EFE - El director Jacques Rivette.

Jacques Rivette recupera a Jeanne Balibar, protagonista de su celebrada "¡Vete a saber!", para hacer de ella "La duquesa de Langeais", la mujer que libra una batalla amorosa con Guillaume Depardieu en la adaptación de la novela homónima de Honoré de Balzac, con la que el octogenario cineasta regresa al cine.

Cuando Jacques Rivette, un nombre indispensable para entender la nouvelle vague, se quedó sin financiación para su nuevo proyecto, "Paris, l'anne prochaine" decidió recuperar a Balzac, a cuya obra ya ha recurrido en otras tres ocasiones, y adaptar "La duquesa de Langeais", cinta presentada en el Festival de Berlin del 2007 y que ahora llega a las salas españolas.

"Así es el cine actual. Si eres un director no comercial sólo consigues dinero si te pliegas a ciertas exigencias -apunta a EFE la actriz Jeanne Balibar en un lujoso hotel de Madrid-. En vez de aceptar una historia ambientada en nuestros días, los productores se interesaron más por la traslación cinematográfica de una novela francesa del siglo XIX, resultó más aparente", explica.

Antoniette de Navarreins, el personaje al que da vida Jeanne Balibar, es una mujer casada que obliga al general Armand de Montriveau a un juego de seducción en el que las convenciones sociales y religiosas determinan el desenlace final de esta mujer, "que preferiría morir a renunciar a su soledad esencial", apunta la actriz.

La dicotomía de esta mujer, cuya "tragedia consiste en que no acepta pedir hasta que no está segura de que no va a obtener" hace pensar a la actriz que "tanto Rivette como Balzac creen que todas las mujeres son así".

"Es una idea de hombre, en todo caso", reflexiona de forma algo errática la francesa, que se formó la Comèdie Francaise "en un momento de esplendor, cuando la institución huyó de forma momentánea del conformismo burgués, por mucho que suene a cliché", asevera.

Con Guillaume Depardieu, conocido por ser polémico en el trato, la actriz comparte "una gran proximidad a la hora de entender el cine" y durante el rodaje de "La duquesa de Langeais" formó con él y con Jacques Rivette "un trío muy particular", ya que a ninguno de los tres les gusta hablar, confiesa.