Jueves, 1 de Mayo de 2008

Los libreros de Talavera, símbolo del compromiso con sus lectores

EFE ·01/05/2008 - 15:31h

EFE - María Jesús Alba, de la librería Alba de Talavera en su puesto de la Feria del Libro de esta ciudad.

Por "amor" a los libros y por el compromiso adquirido con sus lectores, los libreros de Talavera llevan más de veinte años acudiendo a la Feria del Libro de esta ciudad, un acontecimiento cultural que refleja el buen hacer y la constancia de estos libreros dentro del panorama autonómico.

Quince casetas exponen sus libros en esta Feria abierta en los Jardines del Prado hasta el día 4, pero solamente dos de los actuales libreros han permanecido fieles a la cita y a sus lectores durante 21 años pese a que no es un "negocio".

María Jesús Alba y Nazario García, de las Librerías Alba y Páginas, ya montaban casetas cuando la Feria del Libro de Talavera dio sus primeros pasos allá por 1987 y continúan haciéndolo hoy "porque es bonito, porque nos gusta venir y porque también nos gusta que en Talavera haya una feria", dice Alba.

Parapetados tras cientos de libros, en sus casetas, estos libreros han explicado a EFE la importancia que dan a esta actividad, los problemas que muchos años han tenido que afrontar para sacarla adelante y la relación que, edición tras edición, se han forjado con los clientes.

La Asociación de la Libreros organizó la primera feria en 1987 con los apoyos económicos que consiguieron para pagar la cartelería, los programas y alguna actividad cultural, y con unas casetas que les prestó el Ayuntamiento y que aguantaron otros diez años.

"Después de 21 años podemos decir que la Feria forma ya parte del entramado y de la historia reciente de Talavera. Estamos satisfechos por haber conseguido este objetivo y porque es de las ferias más estables de Castilla-La Mancha", indica Nazario García que es el presidente de la Asociación de Libreros de la ciudad y lo ha sido la mayor parte de estos últimos veinte años.

Según García, el objetivo ahora es "hacer un esfuerzo" para implicar a editoriales -inicialmente las de la región- y "dar ese salto para pasar de ser una feria decente, estable y consolidada, que ya lo es, a una gran feria del libro de Castilla-La Mancha" y para ello hay dos condiciones que se cumplen: "la gente está ilusionada y los libreros responden", afirma.

Durante la conversación, María Jesús Alba atiende la venta de libros en su caseta: un señor de cierta edad compra el último libro de Carlos Ruiz Zafón, "El juego del ángel", y al momento una joven se lleva cuatro "encargos" que tiene apuntados en una libreta: "El juego del ángel", de nuevo; "Harry Potter y las reliquias de la muerte", de J.K. Rowling, "El niño con el pijama de rayas", de John Boyne, y "Villa Diamante", de Boris Izaguirre.

Los libros más demandados dependen de cada momento, del cliente y del librero y así lo reflejan estos veinte años.

Nazario García recuerda que allá por los ochenta su librería se nutrió de obras políticas e incluso llegó a contactar con una editorial rusa que le facilitó las obras completas de Marx en diez volúmenes en castellano, a un precio asequible, de las que vendió un gran número.

Sin embargo, María Jesús Alba hace memoria de los "muchos" libros de cocina, de toda índole, que vendió aquellos primeros años y habla con cierto afecto de libros como "Los pilares de la tierra", de Ken Follet, que le han acompañado muchos de estos años en su caseta de la Feria porque se vendían entonces y ahora.

Algunos libreros que comenzaron en los ochenta dejaron de hacerlo porque no es rentable acudir, porque son negocios familiares y se ven obligados a contratar a una persona para que atienda la caseta y porque, en muchos casos, tienen que cerrar su propia librería el día de montaje de la Feria.

Los propietarios de la Librería Alba, abierta desde hace 28 años, no han faltado ni un sólo año a su cita "aunque -dice María Jesús- cuesta mucho estar aquí y prepararlo todo: los pedidos, las novedades, la colocación, las devoluciones...".

Nazario García tiene claro lo que ha ocurrido: "los libreros han adquirido ese nivel de compromiso que se adquiere con las cosas que realmente quieres, que realmente amas y respetas".

Y se ha logrado "que los libreros se ilusionen y vengan porque la Feria ya forma parte de su pequeña historia, de sus pequeñas satisfacciones".

Autores reconocidos han visitado la Feria a lo largo de estos años, entre otros Juan Antonio Vallejo-Nágera y Juan Goytisolo en las primeras ediciones, Espido Freire en 2007 y Luis Landero y Almudena de Arteaga este año.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad