Jueves, 1 de Mayo de 2008

Condenado a más de 11 años por estrangular a su madre porque estaba "harto"

EFE ·01/05/2008 - 14:18h

EFE - La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a una pena de 11 años y tres meses de prisión al hombre de 52 años que confesó haber estrangulado a su madre porque estaba "harto de ella". En la foto, J.L.R.S., a su llegada a la Audiencia Provincial de Alicante durante el juicio.

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a una pena de 11 años y tres meses de prisión al hombre de 52 años que confesó haber estrangulado a su madre porque estaba "harto de ella".

Según la sentencia, facilitada a Efe, el condenado padecía un trastorno mixto de la personalidad, con ansiedad, depresión e impulsividad superiores a la población media, por lo que le aplica los atenuantes de anomalía psíquica y estado pasional, además de confesión.

Los hechos ocurrieron en la tarde noche del 3 de diciembre de 2006 en un domicilio de Alicante, donde el condenado, José Luis R.S. y su madre, Encarnación S.F., de 75 años, mantuvieron una discusión en la que se intercambiaron mutuamente graves reproches.

La madre persistió en su actitud hostil hacia el acusado y le profirió insultos y recriminaciones durante toda la noche y la madrugada.

El acusado pasó toda la noche tratando de reflexionar sobre la necesidad de poner fin a la convivencia con su madre, cuyas recriminaciones oía, lo que turbó su mente y, junto con el trastorno de personalidad que sufría, determinó una leve disminución de sus facultades para comprender el alcance de sus acciones y dirigió su comportamiento.

En ese estado, entre las 8 y 9 horas del día 4, aprovechó que su madre estaba tumbada en la cama de su dormitorio para aproximarse y, de forma sorpresiva y sin que la mujer tuviera posibilidad alguna de defenderse de forma eficaz, la agarró por el cuello y apretó con las manos con fuerza hasta producirle la muerte por asfixia.

Tras dejar el cuerpo de su madre tendido boca arriba en la cama, trató de serenarse y, tras fumar un cigarrillo, telefoneó al psicólogo que le prestaba tratamiento y le relató lo que había hecho, y por indicación de este llamó también al '112' para comunicar lo sucedido.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad