Jueves, 1 de Mayo de 2008

Una veintena de atentados desde el fin de la tregua

El más grave, en la T-4 de Barajas

EFE ·01/05/2008 - 00:46h

Teniendo en cuenta este último ataque, desde que los terroristas pusieron fin de manera oficial a la tregua, el 5 de junio del pasado año, han llevado a cabo una veintena de actos terroristas.

Previamente, con el alto el fuego vigente, una bomba colocada en la Terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas acabó con la vida de dos ciudadanos ecuatorianos, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Tras el fin oficial de la tregua, el primer atentado de ETA tuvo lugar el 25 de julio, cuando colocó dos pequeños artefactos en las inmediaciones del recorrido que ese día hacía el Tour de Francia por Navarra sin causar heridos ni daños materiales.

El 24 de agosto, la banda terrorista atentó con una furgoneta-bomba contra el Cuartel de la Guardia Civil en Durango, ocasionando heridas leves a dos agentes del Instituto Armado e importantes daños materiales, y dos días después una furgoneta apareció destrozada en Castellón fruto de una explosión. Los terroristas pretendían repetir el 'modus operandi' del atentado de la T-4 y mantener retenidos a los dueños hasta cometer un atentado y evitar que denunciasen el robo.

El 2 de septiembre, un artefacto de escasa potencia explotó a la altura de Fuenmayor, en La Rioja, en la AP-68. Una semana más tarde, ETA informó en una llamada al diario 'Gara' de la colocación de un artefacto explosivo en la sede de la delegación de Defensa de Logroño previsto para estallar a las 23.30 horas. Se trataba de un coche bomba que finalmente no explotó por un fallo del cordón detonante y que estaba cargado con 61 kilos de explosivo.

En la madrugada del 26 de septiembre, la banda terrorista hizo explotar un artefacto de escasa potencia frente a la comisaría de la Ertzaintza de la localidad guipuzcoana de Zarautz. Tras el atentado que dejó herido al escolta Gabriel Ginés Colás, el 11 de noviembre, la Ertzaintza desactivó dos bombas de cinco y tres kilos de cloratita colocadas por ETA en el exterior del edificio de los juzgados de Gexto (Vizcaya).

El 1 de diciembre tuvo lugar el primer atentado con víctimas mortales desde que la banda rompiera el alto el fuego, con la muerte de los agentes de la Guardia Civil Raúl Centeno, de 24 años, y Fernando Trapero, de 23, que fueron tiroteados por tres etarras en Capbreton (Francia).

El 16 de diciembre, ETA hizo explotar un artefacto explosivo contra el Juzgado de Paz de Sestao (Vizcaya), ocasionando daños materiales en las viviendas adyacentes de 31 familias de dicho municipio.

Días después, a la hora en la que el Rey pedía en su tradicional discurso de Navidad unidad a los partidos políticos en la lucha contra el terrorismo, el 24 de diciembre, ETA colocó una bomba compuesta por 5 kilos de explosivo contra una de las dos casas del Pueblo que el PSE tiene en la localidad vizcaína de Balmaseda.

Además de reventar la sede socialista, los efectos del atentado alcanzaron de lleno a numerosas viviendas.

Atentados en 2008 

Ya este año, el 8 de febrero estalló un artefacto explosivo en la puerta de los juzgados de la localidad guipuzcoana de Vergara, causando importantes daños materiales en la entrada del inmueble.
Los vigilantes de seguridad se habían percatado ya de la presencia de una mochila sospechosa en las puertas de los juzgados.

El 23 de febrero, estalló una bomba con entre 3 y 4 kilos de explosivo en una ventana del repetidor del monte Arnotegi, a escasos kilómetros de Bilbao, en el momento en que era tocada por el robot de los artificieros de la Ertzaintza, sin que se registraran heridos.

Seis días después, el 29 de febrero, tuvo lugar el segundo ataque contra una Casa del Pueblo desde el fin del alto el fuego.

En este caso, ocurrió en la sede del PSE-EE en la localidad vizcaína de Derio, poco después de que una llamada en nombre de ETA alertara de la colocación de dos bolsas con explosivos, cuya deflagración no dejó heridos.

El 7 de marzo, a dos días de las elecciones generales, ETA irrumpía en la campaña electoral con el asesinato del ex concejal del PSE-EE en Mondragón (Guipúzcoa), de 42 años, que recibió varios disparos cuando se encontraba en las cercanías del portal de su casa.

Todavía en el mes de marzo, el día 21, un coche-bomba colocado por ETA estallaba a las 14.00 horas cerca del cuartel de la Guardia Civil de Calahorra (La Rioja). Como consecuencia de la explosión, un guardia civil resultó herido de levedad y varios edificios y vehículos sufrieron importantes daños materiales.

Además, el 30 de marzo, ETA atentó contra un repetidor de la localidad de Azpeitia (Guipúzcoa), donde la explosión de dos artefactos provocó escasos daños en las instalaciones del repetidor de telecomnicaciones.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad