Miércoles, 30 de Abril de 2008

El causante del accidente de Málaga entra en prisión

El conductor reconoce que había bebido dos cervezas y que iba a más de 120 kilómetros por hora

ÁLVARO LÓPEZ MILLÁN ·30/04/2008 - 20:41h

El conductor del todoterreno que presuntamente causó el accidente de autobús que costó la vida a nueve personase e hirió a otras 41 en Benalmádena (Málaga) el pasado 19 de abril está desde este miércoles en prisión provisional. La jueza que instruye el caso le tomó declaración, nada más recibir el alta médica, tras pasar once días ingresado en un hospital. Le imputa inicialmente 52 delitos, entre ellos nueve de imprudencia grave con resultado de muerte y 41 de lesiones por imprudencia grave. La defensa ha anunciado que recurrirá la decisión al considerar la vista “una pantomima”.

El acusado, J.G.R., de 27 años de edad, llegó a los juzgados de Torremolinos pasadas las once de la mañana. Con un collarín y una apreciable cojera, no quiso responder a los periodistas antes de iniciar su comparecencia. El fiscal solicitó prisión provisional basándose en los informes preliminares de la investigación, de los que puede entenderse que hubo conducción temeraria, por exceso de velocidad y alcoholemia, además de varios delitos de imprudencia, algunos con resultado de muerte.

Precisamente, el número de delitos y las penas que podrían acarrear, determina, para el Ministerio Público, la existencia de un posible riesgo de fuga. La juez se basa en estos argumentos, y explica que la profesión de camionero del acusado podría elevar la posibilidad de ausentarse del juicio.

Durante su declaración, el acusado se mostró afectado por lo sucedido. Reconoció que, en el momento del siniestro, iba a unos 120 o 130 kilómetros por hora, y que se le fue el coche al pisar el freno, por lo que colisionó contra la mediana, rebotó e impactó contra el autocar. Respecto a la tasa de alcoholemia, que doblaba la permitida, aseguró que bebió dos cervezas a las tres de la tarde en el cumpleaños de un familiar.

Intención de recurrir

Su letrado, Pedro Apalategui, denunció que, durante la declaración, se sintió “burlado y utilizado”, porque “la resolución ya estaba acordada entre el fiscal y el juez”. Asimismo, en declaraciones a Efe, reiteró que las diligencias eran innecesarias porque la decisión ya estaba tomada, al tiempo que lamentó que el principio de igualdad de las partes “no ha tenido ningún sentido en este caso”, por lo que mostró su intención de recurrir el auto.

Jesús G.R. se encuentra actualmente en tratamiento psicológico. Su abogado, el conocido penalista Pedro Apalategui (defendió a Dolores Vázquez en el caso Wanninkhof), afirma que está “muy afectado y aturdido porque no es capaz de digerir ni asimilar las muertes de todas esas personas”.

El conductor del todoterreno  que presuntamente causó el accidente reside en Málaga. El 19 de abril había estado en el cumpleaños de un familiar al mediodía y con su novia en Fuengirola. Camionero de profesión, su familia comenta que es “una buena persona” y “muy responsable”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad