Miércoles, 30 de Abril de 2008

La mujer de Santiago del Valle declara por primera vez ante el juez

Isabel García fue detenida junto a su marido y su cuñada Rosa del Valle el pasado 25 de marzo en Cuenca por el asesinato de Mari Luz Cortés

EUROPA PRESS ·30/04/2008 - 12:18h

Isabel García, la mujer del principal acusado de la muerte de la niña Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, declara este miércoles por primera vez  ante el juez de Huelva que lleva el caso.

García fue detenida junto a su marido y su cuñada Rosa del Valle el pasado 25 de marzo en Cuenca, aunque quedase en libertad con cargos.

Fuentes cercanas al caso indicaron que llegará a la Audiencia Provincial onubense procedente de la cárcel Sevilla-II, donde cumple condena desde el pasado 28 de marzo por un delito de abusos sexuales al consentir que su marido se aprovechara de su hija de cinco años.

Por estos mismos hechos, Santiago del Valle también cumple condena en la cárcel de Albolote de Granada, a la que fue trasladado el pasado 3 de abril desde el centro penitenciario de Huelva.

El retraso en la sentencia por los abusos sexuales contra su hija, que motivó que del Valle se encontrase en libertad cuando presuntamente mató a la niña Mari Luz, ha provocado una investigación por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para depurar las responsabilidades que pudieran darse en el retraso en la ejecución de una sentencia que fue dictada en enero de 2006.

Personalidad influenciable

Isabel García fue detenida, junto a su marido y su cuñada Rosa el pasado 25 de marzo en Cuenca, aunque tras prestar declaración ante la Policía Nacional, quedó en libertad con cargos.

García permaneció en Sevilla, donde ingresó en prisión un día después sin haber comparecido ante el juez por su presunta implicación en el caso de la muerte de Mari Luz.

"La mujer contribuye a imputar los abusos, falsamente, a otra persona"

La mujer, con una "personalidad notablemente influenciable y manipulable", cumple ahora la pena impuesta en 2002 y ratificada en 2005 sobre los presuntos abusos de su marido contra su hija, cuya sentencia explica que la participación de la mujer en los hechos es "clara".

"No sólo se realizan los actos lúbricos sobre su hija menor en su presencia, sino que no realiza ningún acto para evitarlos, contribuyendo a imputar los mismos, falsamente, a otra persona", recoge la sentencia.

El texto también aclara que en alguna ocasión le dijo al acusado que no le hiciera eso a su hija, pero "lo consintió" y "nunca hizo nada para impedirlos".

Apetitos lascivos 

Los hechos que el juez declara probados se remontan a la primavera de 1998 cuando Santiago del Valle, "con el propósito de satisfacer sus apetitos lascivos y en el seno del domicilio familiar", comenzó a efectuar tocamientos en los genitales de su hija menor de edad —por entonces de sólo cinco años— y eligiendo preferentemente la noche para los abusos.

Sin embargo, el 26 de enero de 1999 el padre presentó en los juzgados de Sevilla una denuncia sobre los abusos sufridos por la menor, alterando las fechas de inicio, situándolos a comienzo del curso escolar y atribuyendo la autoría al profesor de gimnasia del colegio donde la niña cursaba preescolar.

El fallo aplicó a Santiago del Valle la atenuante de trastorno mental, debido a su esquizofrenia paranoide y le condenó a dos años y nueve meses de cárcel por un delito continuado de abuso sexual y otro de falsedad documental, así como al pago de una multa de 216 euros, si bien todavía no los ha cumplido.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad