Miércoles, 30 de Abril de 2008

Acusan al Ejército de Zimbabue de involucrarse en la represión contra la oposición

EFE ·30/04/2008 - 14:06h

EFE - Fotografía cedida el martes 29 de abril que muestra la mano de una persona que sufrió torturas por parte de las fuerzas gubernamentales durante las represalias llevadas a cabo tras los disturbios registrados después de la celebración de las elecciones parlamentarias y presidenciales el 29 de marzo.

La organización "Human Rights Watch" (HRW) denunció hoy que el Ejército de Zimbabue se está involucrando en la ola de represión contra militantes de la oposición desatada tras las elecciones generales del 29 de marzo.

El Ejército, agregó la organización pro derechos humanos, está prestando armas y vehículos de transporte a veteranos de la lucha por la independencia y militantes del partido gobernante, ZANU-PF, creando un "control brutal" en comunidades rurales del país.

"La Unión Africana y el Consejo de Seguridad de la ONU deberían adoptar medidas inmediatas para prevenir una escalada mayor en la violencia", afirmó la directora para África de HRW, Georgette Gagnon, en un comunicado difundido hoy en esta ciudad.

Aunque los comicios se desarrollaron hace un mes, las autoridades electorales no han difundido los resultados de las elecciones presidenciales, aunque sí han dado a conocer los datos del escrutinio de las parlamentarias que hubo simultáneamente.

Desde entonces, centenares de militantes de la oposición han sido detenidos y por lo menos quince de ellos han resultado muertos por una ola de violencia de la que es presuntamente responsable el partido gobernante y fuerzas paramilitares.

La oposición sostiene que esta ola de violencia busca atemorizar a la población ante una eventual segunda vuelta de las elecciones presidenciales, todavía no anunciada oficialmente pero anticipada por el régimen de Robert Mugabe, en el poder desde 1980.

"El Ejército y sus aliados -los 'veteranos de guerra' y partidarios del partido gobernante- están intensificando su control brutal sobre amplias áreas del Zimbabue rural para asegurar que se lleve a cabo una posible segunda vuelta de las elecciones", afirmó Gagnon.

La organización agregó que ha documentado "graves abusos" a los derechos humanos en Harare y en cinco provincias del país, donde los militantes del Gobierno, fuerzas paramilitares, policías y militares "han desarrollado una campaña brutal de tortura e intimidación contra cualquiera que sea sospechoso" de apoyar a la oposición.

El opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) asegura que su candidato presidencial, Morgan Tsvangirai, ganó las elecciones presidenciales, con el 50,3 por ciento de los votos, y atribuye a Mugabe el 43,8 por ciento.

HRW también reiteró una reciente denuncia que habla de centros clandestinos de tortura y detención montados por militantes del partido gobernante con la condescendencia de la policía.

Mencionó el caso de doce militantes del MDC que están desaparecidos desde hace una semana y dijo que cuando una veintena de simpatizantes de la oposición se interesaron por ellos en la provincia de Minicaland fueron recibidos a tiros por paramilitares, con el saldo de un muerto y dos heridos graves.

"Cuando las víctimas informaron a la policía local sobre el incidente, la policía se negó a tomar acciones diciendo que ese incidente no podría haberse registrado porque no tenían conocimiento de ningún civil en el área al que se le haya permitido portar armas", agrega la denuncia de HRW.