Miércoles, 30 de Abril de 2008

El Banco de España arremete contra la ayuda de 400 euros

Cree que no servirá para cumplir con el objetivo para el que fue diseñada: relanzar el consumo privado

PÚBLICO.ES ·30/04/2008 - 12:40h

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. ARCHIVO

El Banco de España, gobernado por el ex secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha arremetido contra la devolución de 400 euros a asalariados, pensionistas y autonómos, por considerar que no servirá para cumplir con el objetivo para el que fue diseñada: relanzar el consumo privado.

En su último boletín trimestral, el Banco de España señala que el plan de medidas de impulso a la economía aprobado por el Gobierno "tiene un coste recaudatorio, del que resulta difícil estimar con precisión, en estos momentos, su parte permanente".

En este sentido, la institución considera que "el efecto que pretenden sobre el sostenimiento de la actividad no está exento de algunas incertidumbres".

"Este puede ser el caso de la rebaja impositiva que se aplicará a partir de este año al colectivo de asalariados, pensionistas y autónomos y que se instrumentará a través de una deducción en el IRPF de 400 euros anuales", apunta el organismo.

La institución añade que, para esta medida, el Gobierno estima un coste recaudatorio de casi medio punto de PIB "y cuyo alcance a la hora de estimular el consumo de los hogares puede verse aminorado por el hecho de que, en las circunstancias actuales, la proporción del incremento de la renta disponible que se desvíe hacia el ahorro puede ser mayor de lo habitual".

No obstante, señala que el superávit que presentaron las cuentas públicas en el año 2007 constituye "un punto de partida favorable" para hacer frente a la ralentización cíclica mediante el libre juego de los estabilizadores automáticos (gasto por desempleo y recaudación tributaria, esencialmente) que deben actuar como "un valioso factor de soporte durante la desaceleración".

"Es importante tener en cuenta que el impacto del menor dinamismo de la actividad sobre las cuentas públicas puede ser elevado, como muestra el debilitamiento de los ingresos impositivos en los últimos meses, por lo que es necesario manejar la política fiscal con extremada cautela, en particular restringiendo la aplicación de medidas adicionales que pudiesen generar un deterioro permanente del saldo", advierten desde la institución.

Conservar el margen de actuación

Para ello, es necesario conservar el margen de actuación anticíclica que suministra la "saneada posición de las cuentas públicas", que es un activo "de primer orden para afrontar los retos a los que se enfrenta la economía en la fase de desaceleración y ante las turbulencias financieras internacionales".

"El énfasis para la actuación de la política económica debe ponerse, sobre todo, en recuperar pronto una pauta de moderación en la formación de precios, salarios y rentas, y en sentar las bases para una recuperación sostenible de la actividad", sentencia el supervisor.

En esta línea, la institución dice que es fundamental poner en marcha medidas de carácter "eminentemente estructural" que tiendan a facilitar el ajuste de la economía y el "pronto retorno a una senda de dinamismo basada en un patrón más equilibrado".

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad