Martes, 29 de Abril de 2008

La UE amenaza el modelo español de adjudicar obras

Las constructoras ven el bache más profundo de lo previsto

SUSANA R. ARENES ·29/04/2008 - 22:42h

Spain is different también en la adjudicación de obras. Bruselas ha lanzado “amenazas” y “cuestionamientos”, aunque “no oficiales”, sobre uno de los puntos clave del modelo español, el modificado de precios, según explicó ayer Bernardino Pérez Crespo, vocal asesor de la Dirección general de Patrimonio del Ministerio de Economía en las XI Jornadas Nacionales de la Construcción.

El denominado modificado de precios permite a las constructoras cobrar el aumento de costes en las obras por encima del precio de adjudicación si el Ministerio de Fomento lo aprueba.

La Comisión Europea lleva un año presionando a España con esta peculiaridad, incluida desde siempre en los contratos. El problema es que si Bruselas decide que se están incumpliendo directivas y obliga a cambios, puede acabar con todo el sistema de adjudicación de obra pública, que es uno de los más rápidos de Europa y ahora se presenta como una receta contra la crisis inmobiliaria.

En Europa, domina el modelo anglosajón, mucho más lento que el español. “Estamos dispuestos a llegar donde sea para no modificarlo”, señaló Bernardino Pérez.

La mayoría de los altos ejecutivos de grandes constructoras (ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, Sacyr y OHL), que hicieron piña en las jornadas, creen que el bache es más profundo de lo previsto. Juan Lazcano, presidente de la patronal CNC, pidió más obra pública al Gobierno para atajar el efecto en el empleo.

“Que las empresas inviertan más fuera no servirá para crear empleo en España”, señaló Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL. Mientras, Juan Ignacio Entrecanales, vicepresidente de Acciona, apuntó a los fondos de pensiones como una alternativa de la financiación bancaria.

Sacyr estudia vender autopistas tras el fracaso de su filial 

La constructora Sacyr tuvo que cancelar anteayer la salida a bolsa de su filial de autopistas, Itínere, por la falta de demanda de inversores internacionales y buscará los 1.000 millones que iba a ingresar vendiendo autopistas. “La venta de activos es una posibilidad”, dijo el presidente de Sacyr, Luis del Rivero. El directivo pidió al Gobierno y a la oposición apoyo para recuperar inversión extranjera para España. También solicitó respaldo para impulsar las infraestructuras de energía. Sacyr es primer accionista de Repsol.