Martes, 29 de Abril de 2008

Los pescadores del ‘Playa de Bakio’ llegan a Madrid

Los marineros partieron ayer en un avión del Ejército desde las Seychelles

PÚBLICO.ES ·29/04/2008 - 22:26h

Los 13 tripulantes españoles (cinco gallegos y ocho vascos) del pesquero Playa de Bakio y sus familias al fin pueden respirar tranquilos. El Boeing 707 del Ejército del Aire, que despegó ayer a las siete de la tarde (hora española) de las Islas Seychelles, tiene previsto aterrizar en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) a las 7 de la mañana. La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, es la representante del Gobierno encargada de recibirles.

Después, los ocho componentes de la tripulación que residen en Euskadi cogerán un vuelo hasta el aeropuerto vizcaíno de Loiu. Está previsto que el avión aterrice allí a las 11.25 de la mañana, según informó la Delegación del Gobierno en el País Vasco a Europa Press. Los marineros gallegos llegarán al aeropuerto de Vigo sobre las 11 de la mañana, informó Efe.

Atrás dejan una semana secuestrados en costas de Somalia. El atunero cayó en manos de piratas, que dejaron al buque en libertad el sábado pasado. Fue entonces cuando la fragata Méndez Núñez del Ministerio de Defensa escoltó al pesquero hasta las Islas Seychelles, donde llegaron ayer por la mañana y de cuya capital despegaron por la tarde.

Contentos, pero con reservas

Todos están contentos, aunque algunos se lo toman con escepticismo. El padre de Mikel Arana, uno de los pescadores secuestrados, aseguró ayer que hasta que no le vea no se lo creerá. Desde que los piratas liberaron el pesquero, padre e hijo han hablado en dos ocasiones. En ambas el joven ha asegurado que está bien.

 

Arana se reunirá con su padre en el aeropuerto de Loiu (Vizcaya). "Todos estos días habrá estado muy fuerte, aguantando por la rabia que lleva dentro, pero igual mañana [por hoy] se derrumba. Es un chaval y es fácil que cuando se vea libre de todo y esté con nosotros, el hombre se rompa", explicó el padre.

Les trataron "mal"

El patrón del Playa de Bakio, Amadeo Álvarez, reconoció a su llegada al puerto de Victoria, capital de las Islas Seychelles, que los captores les trataron "mal" y no les dejatron hablar con sus familiares. Aunque aseguraró que no les habían "agredido".

Después de pasar casi una semana encerrado en el atunero, Álvarez se emocionó al verse a salvo en Seychelles. El patrón agradeció que la fragata de Defensa Méndez Núñez les escoltara, ya que de lo contrario les "habrían vuelto a agarrar".

El buque atunero sufrió desperfectos durante su cautiverio por los impactos de las granadas que les lanzaron los piratas. Por eso estará en el puerto de Victoria hasta que se arreglen los desperfectos. Se tardará al menos una semana. Cuando pueda volver a faenar, el buque tomará rumbo hacia aguas de Somalia. Aunque será otra tripulación la que pesque el atún. Los tripulantes liberados permanecerán durante una temporada en España.

Las autoridades somalíes cifraron el pago del rescate en 750.000 euros. El Gobierno español no ha aclarado si pagó a los piratas para que dejase en libertad a los 26 pescadores (13 españoles) o no.