Martes, 29 de Abril de 2008

Los jueces dirán si hay consulta, dice Ibarretxe

El Gobierno vasco dice que Zapatero no puede decidir si es legal

GUILLERMO MALAINA ·29/04/2008 - 21:51h

EFE - La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, ayer en Vitoria.

El Gobierno vasco está dispuesto a seguir hasta el final con la hoja de ruta, incluso aunque esta iniciativa implicase la intervención de la Justicia para decidir si una consulta popular, avalada por el Parlamento vasco, se ajusta a la legalidad. “No creo que tenga que ser el presidente Zapatero, sino los órganos judiciales quienes se pronuncien al respecto”.

La portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, hizo este martes esa advertencia, al valorar en nombre del tripartito (PNV-EA-EB) y del propio lehendakari la declaración realizada por el presidente, la noche anterior, en el programa de TVE ‘59 segundos’, en contra de esta propuesta. “Diálogo sí; entendimiento, sí; aventuras, nunca”, volvió a repetir Zapatero, como en el debate de investidura semanas atrás.

El compromiso anunciado por el presidente, en cualquier caso, para reunirse con el lehendakari antes del Pleno del Parlamento vasco que decidirá sobre la convocatoria de la consulta, el último viernes de junio, no ha satisfecho en absoluto al Gobierno vasco. Sin una fecha prevista para ese encuentro, su portavoz recordó a modo de crítica que Ibarretxe abrió de forma oficial su agenda el pasado 16 de octubre: “Hemos perdido 197 días para buscar la paz y cada día que pasa seguiremos perdiendo un día más”.

“No nos resignamos”

Azkarate dedicó parte de su intervención a reivindicar una vez más la legitimidad del Parlamento vasco para impulsar iniciativas como la celebración de una consulta popular. Así, según dijo, el objetivo ahora -“no nos resignamos”- sigue siendo alcanzar un acuerdo con el presidente Zapatero para su posterior debate y votación en la Cámara vasca, en junio. Pero, si éste no fuera posible, “será el Parlamento quien decida cuál será el siguiente paso”, agregó, en alusión a la consulta, antes de sentenciar: “No lo decidirá ni el lehendakari, ni el presidente español”.

Sin descartar la intervención de los “órganos judiciales”, lamentó que el presidente perciba el ofrecimiento de diálogo de Ibarretxe, para buscar la paz y un acuerdo de normalización, como “una aventura” y, en cambio, diera el visto bueno a los contactos con Batasuna y a entablar una negociación con ETA, en el pasado proceso de paz.

“Es lo que hay que hacer, pero abordar un diálogo con el lehendakari, ¿es una aventura? ¿Ése es el campeón del diálogo?”, se preguntó con ironía, antes de concluir que parece que “volvemos otra vez al año 2001”, a la dinámica de rechazar un nuevo Estatuto político “sin ningún debate”, como en el caso del anterior Plan Ibarretxe.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad