Lunes, 5 de Mayo de 2008

Schuster, Liga pero no enamora

ENRIQUE MARÍN ·05/05/2008 - 01:29h

En su primer año en el Real Madrid, Schuster ha ganado la Liga pero no ha conseguido la excelencia en el juego.

Siempre se ha dicho que la Liga es el campeonato de la regularidad y pocas veces un tópico ayuda a explicar con tanta exactitud por qué el Real Madrid se proclamó anoche campeón a falta de tres jornadas. El de Bernd Schuster ha sido el equipo más regular de la Liga, pero ¿también el mejor? Partiendo de la base de se puede ser el mejor de la clase con una matrícula de honor o con un aprobado raspado si el resto ha supendido, pues podemos decir que el Madrid ha sido el mejor, aunque sin olvidar el contexto en el que lo ha sido.

El Barça tiró la Liga a falta de muchas jornadas. El Sevilla no ha sido el de la temporada pasada. Del Valencia mejor no hablar. Del Atlético, otro tanto. Sólo el Villarreal, al que un bache le ha impedido sumar los puntos necesarios para seguir retrasando el alirón del Madrid, ha plantado cara al campeón.

Como se ha encargado de recordar el propio técnico italiano, “sin Capello éste iba a ser el año del triplete”. Pero no ha sido así y el Madrid ‘sólo’ ha ganado la Liga, el mismo botín que consiguió la temporada pasada con el ahora seleccionador inglés en el banquillo del Bernabéu. Schuster le sorprendió, y así lo exteriorizó, que un periodista le dijera que el Madrid había jugado bien en Santander. “¿Quién ha dicho eso?”, preguntó irónicamente. “¡No me lo puedo creer, un periodista que habla bien del juego de mi equipo!” exclamó después. Schuster ha sido toda la temporada víctima de sus promesas.

Promesas que hizo para legitimarse como sustituto de Capello, pero que nadie le pidió que hiciera públicamente. A falta de la confirmación matemática, Schuster ha igualado los méritos de Capello la temporada pasada. Cierto que con el italiano en el banquillo, el Madrid ganó la Liga en última jornada. “De belleza hablamos otro día”, comentó Schuster. Cuando quiera. No se trata de restarle méritos al Madrid, pero en lo que tampoco podemos caer es en la exageración y el elogio fácil. El Madrid de Schuster no ha sido mucho mejor que el de Capello. Ser más vistoso era sencillo, pues con el italiano.

Otra gran temporada de Casillas, que le reafirma en el número uno mundial. Fenomenal campeonato de Guti, el único generador de juego de un equipo que crea más ocasiones que fútbol. Y meritorio torneo el de Raúl, incansable y tozudo pese a estar en el ocaso. La manera de ganar de este Madrid se asemeja mucho al fútbol según Raúl. El ‘7’ del Madrid nunca fue exquisito, pero sí tremendamente competitivo y eficiente. Nada se le puede reprochar, pues al igual que a su equipo, ha sido el mejor, eso sí, de una Liga menor.