Martes, 29 de Abril de 2008

Quince detenidos por participar en carreras ilegales y colgarlas en internet

EFE ·29/04/2008 - 11:35h

EFE - La Policía ha detenido a 15 personas de entre 19 y 31 años por organizar y participar en Palma de Mallorca en carreras ilegales de vehículos que luego colgaban en Internet y que podrían ser condenados a hasta cinco años de prisión, en el caso de que se les acuse de un delito de conducción suicida. En la operación han sido intervenidos 15 vehículos de más de 200 caballos que además eran modificados para obtener mayores prestaciones. En la foto, algunos de los coches intervenidos por su participación en carreras ilegales.

La Policía ha detenido en Palma de Mallorca a quince jóvenes con edades comprendidas entre los 19 y los 31 años, acusados de participar en carreras ilegales con coches de gran potencia, competiciones que grababan en vídeo y después colgaban en internet.

Los arrestados, que conducían deportivos de hasta 500 caballos de marcas como Lamborghini o Dodge, cruzaban apuestas de unos mil euros por carrera y utilizaban como combustible óxido nitroso, conocido como "gas de la risa", para aumentar la potencia de sus vehículos.

Las detenciones comenzaron la madrugada del pasado sábado en una vía próxima al hospital Son Llátzer de la capital balear, cuando la Policía consiguió abortar una de estas carreras.

Los arrestos continuaron el pasado fin de semana y concluyeron ayer, lunes, con la detención del "cerebro", identificado con las iniciales M.B.S., de 31 años y apodado "Matías, el Humilde".

La operación se inició cuando la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional detectó la presencia en internet de al menos 150 vídeos de estas carreras ilegales, que se realizaban desde hace un año en vías urbanas e interurbanas de Mallorca y en polígonos industriales de la isla.

En algunos de los vídeos, que todavía pueden verse en "Youtube", "Matías, el Humilde" se jactaba de su forma de conducir, de sus cuatro coches y de su alto poder adquisitivo, ya que es hijo de un conocido empresario de la construcción de Mallorca.

Las carreras, conocidas como "pikas", eran grabadas con videocámaras y teléfonos móviles y tenían un recorrido de apenas un kilómetro y medio.

Los coches corrían en paralelo, superando ampliamente los límites de velocidad y, en alguna ocasión, también circulaban de manera peligrosa entre otros vehículos que iban por las vías públicas.

Para aumentar la potencia de los motores hasta los 900 caballos, los conductores, además de usar el "gas de la risa", que produce una combustión similar a un reactor de avión, modificaban los sistemas electrónicos de sus coches, algo habitual en las carreras oficiales de vehículos de serie.

A "Matías, el Humilde", propietario de una tienda de juegos electrónicos y con antecedentes por "pirateo", le han sido intervenidos cuatro automóviles -un Dodge Viper, un Toyota Supra, un Lamborghini Murciélago y un Audi S3-.

La Policía ha confiscado otros ocho coches, cada uno de los cuales tiene un valor por encima de los 30.000 euros y una potencia superior a los 200 caballos.

Los quince conductores, que ya han sido puestos en libertad y a los que se ha retirado el permiso de conducir, podrían ser condenados por un delito de conducción suicida, lo que está castigado con una pena de hasta cinco años de prisión.

Además, el cabecilla del grupo y organizador de las carreras, podría ser acusado de un delito de atentado a agente de la autoridad, por embestir con su vehículo a un policía en el momento de su detención.

Todos los detenidos son varones, con un bajo nivel cultural y que empleaban todo lo que ganaban en trabajos poco cualificados en la compra de sus automóviles deportivos.

Según ha asegurado el delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, los padres de estos jóvenes han agradecido a la Policía la detención de sus hijos por el peligro que suponían tanto para su propia integridad física como para el resto de conductores.